Por Lucas Rodríguez
24 diciembre, 2019

La ciencia así lo descubrió. Parece que dejar un placer de la vida va de la mano con dejar todos los demás.

A estas alturas de la existencia humana, ya tenemos bien claro y categorizado qué cosas son las que necesitamos para sobrevivir y cuáles no. Hay algunas que son fundamentales para que podamos levantarnos y hacer nuestras vidas de una manera normal, mientras que otras son el otro espectro: son las recompensar que nos damos, las cosas que anhelamos hacer y que sentimos son las que le dan el gusto y la razón de ser a la vida. Tomar agua y dormir son fundamentales, mientras que trasnochar y beber alcohol, ambas completamente incompatibles con las dos anteriores, son la representación perfecta de algo que quizá no deberíamos hacer, pero que si no lo hacemos, para qué hacer las dos anteriores.

Si todo se puso un poco confuso, pasemos a un ejemplo más simple. La dieta vegana es más sana para el cuerpo en varios aspectos, además de más considerada con el medioambiente y los animales. Pero si los nuevos descubrimientos de la ciencia son correctos (y no tiene por qué no serlo), al parecer también nos estaríamos debilitando un poco, particularmente, en nuestra capacidad para reponernos después de una buena noche de farra. 

Warner Bros. Pictures

La universidad de Utrecht, en los Países Bajos, estudio la relación entre las distintas dietas y la capacidad para reponerse frente a la muy temida resaca. Tomando a dos grupos, uno con una dieta que incluía carne y otro con una dieta en base a solo plantas, monitoreó las maneras en las que estas personas se reponían luego de una noche en la que consumieron alcohol de manera excesiva. 

Para su sorpresa, notaron una relación directa entre comer carne y reponerse de los estragos causados por la fiesta y el alcohol. Sus resultados fueron publicados en el Journal of Clinical Medicine

Warner Bros. Pictures

El detalle a tomar en cuenta, es que los investigadores fueron capaces de señalar que el problema venía de la muy común deficiencia en zinc y vitamina b3 que sufren los veganos. Ambos son nutrientes que se encuentran en mayor concentración en las carnes rojas, por lo que los veganos tienden a tener más falta de ellas. Con una buena y cuidadosa dieta vegana estas se pueden suplir, algo que un carnívoro no tendría la necesidad de hacer. 

Warner Bros.

Lo que podemos inferir de esto, es que una buena dieta es fundamental como sea. Si optamos por quitar un elemento por completo de nuestros platos, debemos poner atención a cómo lo reponemos. Sino, podemos encontrarnos virtualmente desechos luego de una simple celebración con amigos.