Por Lucas Rodríguez
2 julio, 2019

A todos nos gusta la torta y a todos nos gusta la sandía. ¿Cómo es que nadie las había mezclado antes?

Cuando nos corresponde ser los anfitriones y organizadores de una fiesta o reunión en nuestra propia casa, cae sobre nuestros hombros la responsabilidad de sorprender a las visitas con algún plato especial o detalle que no se verían venir. Estamos de acuerdo en que darle un corte de pelo moderno al perro y enseñarle a bailar la Macarena al gato son muy buenas opciones, pero a veces no es necesario ir tan lejos. La torta indicada puede ser una muy buena salvación. Después de todo, si a alguien no le gustan las tortas, la verdad es que no se merece la invitación. 

Pixabay

Como la mayoría de las tortas están inspiradas en alguna de las maravillosas frutas que adornan nuestro planeta, qué mejor que tomar como norte una de las frutas más maravillosas, y la verdad, fuera de serie del mundo: la sandía. 

Betty Crocker

La receta de Betty Crocker incluye un centro de pastel hecho en base a algún saborizante de sandía, como los que usamos para crear jugos. Este se mezcla con los ingredientes habituales para hacer el interior de una torta (harina, mantequilla, huevo, etc.), y se prepara hasta que quede con el nivel de esponjoso al que apuntamos.  El próximo pasó es conseguir chips de chocolate. Estos son clave, debido no solo a que le dan un exquisito contraste al dulsor frutal de la sandía, sino que además. funcionan como recordatorio de que las sandías tienen pepas. 

Pixabay

La clave por supuesto es usar un colorante para comidas de color verde, cosa de que los bordes de esta torta queden de color verde. Con la torta de sandía lista, no tendrás problemas para impresionar a tus invitados, al mismo tiempo que perdonas la dignidad de tus mascotas.