Por Teresa Donoso
5 julio, 2017

¿Alguna vez te preguntaste su propósito?

Lo más probable es que más de alguna vez te hayas encontrado con un adhesivo pegado en tu fruta. Quizás lo notaste mientras la lavabas o quizás tuviste la mala suerte de encontrarlo en tu boca justo cuando le dabas una gran mordida a esa bella manzana que trajiste contigo. La realidad es que esos adhesivos existen, están allí y aunque no sepamos muy bien cuál es su utilidad la verdad es que cumplen un interesante propósito.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Según Mental Floss se les conoce como códigos PLU (por la siglas Price Look Up o Mirar el precio de algo) y originalmente se usaban tal como un código de barras. Pero pronto apareció una función secundaria (e incluso más importante) donde el código de cinco dígitos se transformó en una forma de clasificar las frutas.

Por ejemplo, el primer número del PLU en general es un 4 o un 9. 4 indica que la fruta fue cultivada de forma tradicional y 9 significa que es orgánica. En el caso de los PLU que comienzan con 9, siempre encontrarás cinco dígitos en total en ellos.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Por otro lado, los PLU que comienzan con 4 tienen sólo cuatro dígitos y se omite la información que indica si la fruta es orgánica o no. Otro PLU bastante usado es uno de cinco dígitos que comienza con 8 y que indica que el producto proviene de una plantación con ciertas modificaciones genéticas.

Si bien los adhesivos son de gran utilidad tanto para quienes comercializan estos productos como para las grandes cadenas de supermercados la verdad es que no son obligatorios. De allí que no se encuentren en todas las frutas y verduras que compramos.

¡Misterio resuelto! ¿No te parece útil?