Por Javiera Oliden
11 octubre, 2017

Verás a ciertos alimentos con otros ojos.

Es difícil saber qué estás comiendo exactamente en cada momento. Porque aunque no todas las modificaciones extrañas que se le hacen a la comida son necesariamente perjudiciales para la salud,  muchas de ellas realmente son asquerosas una vez que te enteras. Así que si no quieres cambiar de opinión sobre lo que comes tal vez mejor quedarse en la ignorancia, y si te atreves lee esta lista con información según Women’s Health.

1. Bacterias come carne

El problema es que las carnes que habitualmente consumimos están tan tratadas con antibióticos, que las bacterias que estos trataban de prevenir ya son resistentes a ellos.


2. Químicos de pintura en aliños para ensalada

El dióxido de titanio es una sustancia muy común en muchas industrias, que se usa para que las comidas se vean más blancas y limpias. Aunque la FDA lo declara seguros, la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer) piensa que podría ser nocivo para la salud.


3. Estómago de vaca clonada

Explican que se usa parte de la mucosa del cuarto estómago de la vaca para producir muchos de los quesos que comemos, pero que debido a la cantidad de producción, usan una versión genéticamente creada. Además de que no suena apetitoso, dicen que el problema es que el efecto en humanos de este tipo de alimento modificado no ha sido estudiado y es difícil que los consumidores se informen respecto al tema porque no se distingue en el etiquetado.


4. Setas con larvas

Específicamente larvas de moscas. Y por regulación, se aceptan que hayan unas 19 larvas por lata de setas en lata. Probablemente no te vaya a pasar nada, pero sí que da asco.


5. Jugo que viene de la glándula de una parte no muy agradable del castor

Específicamente de una glándula anal del animal, que secreta castóreo. Este se usa para hacer cosas con sabor a frutilla o vainilla. Las buenas noticias es que por lo general es vainilla de verdad.

6. Hormonas sexuales… de vaca

Explicanq ue una hormona sintética que se usa para aumentar el nivel de producción de leche de las vacas. Está prohibida en muchos países, ya que se cree que puede producir cancer.


7. Insectos machucados

Cochinilla es como se le llama a un colorante natural de color carmín que se obtiene al machacar el abdomen del insecto hembra del mismo nombre. Honestamente comparado con otros elementos de la lista no suena tan malo, aunque sí es un problema para los veganos.


8. Cabello humano y plumas

Ambos son disueltos y se usan para derivar la L cisteína, un aminoácido no esencial, que se usa para mejorar la textura de productos horneados. No mencionan efectos negativos, pero no suena muy bien que digamos.


9. Gambas bañadas en químicos

Lo único bueno de que su precio no sea tan accesible es que no consumes tan a menudo los químicos que podría tener dependiendo de su procedencia. Porque en algunos lugares quedan llenos de los mismos químicos que usan para limpiar las granjas de gambas.


10. Retardante de fuego en las gaseosas

El aceite vegetal bromado se usa para prevenir las llamas, pero en la industria de las gaseosas se usa para evitar que los químicos que les dan su sabor se separen del resto del líquido. Explican que hay estudios que muestran que puede tener efectos nocivos en la salud.

¿Cuál te parece peor?

Te puede interesar

Brownies de menta

31 agosto, 2017