Por Antonio Rosselot
19 febrero, 2020

Fáciles de preparar y muy, pero muy sabrosas, estas bolitas te harán perder la culpa al darte un atracón. Además, ¡son ideales para recibir a tus invitados en casa!

Si bien las dietas significan un sacrificio en absolutamente todos los casos —sobre todo para aquellos que disfrutamos del placer de comer—, hay varias maneras de hacer que el proceso sea lo menos molesto y miserable posible.

It’s Simple

En los últimos años se puesto de moda la dieta cetogénica, que consiste en un plan de alimentación bajo en carbohidratos cuyo fin es quemar grasas de manera más eficaz. Y ya que sólo se recomienda comer un máximo ideal de 20 gramos de carbohidratos al día, tendrás problemas cada vez que quieras cenar con amigos o hacer aperitivos deliciosos para ver películas.

Por lo mismo, aquí en Upsocl procuramos sanar tus dolores de alma y, a continuación, te daremos una increíble y fácil receta para que tus días de dieta sean lo más felices posible: señoras y señores, hoy les enseñaremos a preparar las deliciosas bolitas de jalapeño, queso y tocino.

It’s Simple

Ingredientes:

115 gramos de queso crema (a temperatura ambiente)

300 gramos de queso cheddar cortado en tiras

1 huevo batido

50 gramos de harina de almendras

1 cucharadita de polvos de hornear

2 chiles jalapeños, cortados en cuadritos finos

6 tiras de tocino (bacon), cocinadas a punto de crocancia y molidas

1 cucharada de aderezo Ranch, o a elección

Instrucciones:

1. En un bol pequeño, batir el queso crema hasta que tenga una textura suave y sedosa.

2. Mezclar el huevo con la harina de almendras hasta que estén bien combinados.

3. Añadir el queso cheddar, los jalapeños y el aderezo Ranch al queso crema, incorporar bien.

4. Verter de a poco la mezcla de huevo y harina de almendras en el bol del queso crema, y que quede bien incorporado todo.

5. Moler las tiras de tocino fritas y dejarlas a un lado sobre un plato.

6. Hacer una esfera con la mezcla de jalapeño y queso, después hacerla rodar en el tocino triturado.

7. Refrigerar por 30 minutos, y luego hornearlas a 220ºC por 10 minutos, o hasta que estén doradas y algo infladas.

8. Esperar a que se enfríen antes de comerlas.

It’s Simple

¿Ven que las dietas no son tan terribles?