Por Lucas Rodríguez
20 noviembre, 2019

Nunca nos han gustado las guerras de nieve. Pero si nos reemplazan las bolas de nieve por estas, puede que cambiemos de opinión.

Todos sabemos que la moderación es la clave de una buena vida. Los dulces y los chocolates son la esencia de una existencia feliz y realizada, está claro, pero la clave para disfrutarlos es comerlos de vez en cuando. Cualquier cosa, por muy buena que sea, pierde su gracia si se vuelve algo monótono. Si no me creen, pregúntenle a alguien que trabaje en una pizzería: sí, es cierto, uno puede llegar a aburrirse de la pizza. De la misma manera, el chocolatero puede llegar a odiar el sabor del cacao mezclado con la leche y el azúcar.

El mundo es un lugar cruel… pero puede no serlo, conociendo un par de recetas mágicas; y nuevamente, empleándolas solo de vez en cuando. Para esos momentos, te recomendamos una de las recetas estrella de Delish, que ha estado causando que sus seguidores pierdan la cordura, al punto de que se han reportado varios cosas de personas lamiendo la pantalla de sus computadores (puede que no tengamos información para respaldar eso, pero a quién le importa). Para ir al punto; ¿a todos nos gusta la mantequilla de maní, cierto?

Pixabay

Las maneras para disfrutar de esta maravilla que es la invención de una crema de maní ya las conocemos: sobre un pan, o sobre un pan con mermelada de fresa. Pero la información que nos acaba de llegar es que hay maneras más innovadoras de llevar esto a cabo. Requieren un poco más de esfuerzo, pero nada que valga la pena llega así como así. 

Estamos hablando de las (toma aire), Bolitas de nieve de mantequilla de cacahuate. Si creías que la mantequilla de maní ya era perfecta de por sí, qué tal mezclada con chocolate blanco y otros adornos reminiscentes a Santa y sus secuaces.

Delish

La mezcla para llegar a generar estos pequeños restos del cielo, es la siguiente: mezclando azúcar en polvo, mantequilla de cacahuate, mantequilla regular, galletas molidas, syrup de maple y sal, creas la masa que será la base de todo, la que después darás forma de pelotitas y horneas. Mientras se prepara esto, debes hacer una mezcla líquida de chocolate blanco con aceite de coco. Revuélvelos hasta que se hayan combinado y estén bien líquidos, tiempo que debería calzar con el horneo de las bolitas.

Delish

Luego mezclas uno con el otro y voila. Santa y sus amigos ya no tienen nada que tú no puedas probar. Una maravilla como esta nunca podrá ser igualada, ni siquiera por las de este viejo barrigón repleto de sorpresas.