Por Jessica Balseca
8 agosto, 2017

¡Mamma mia! No más pastas aburridas.

Pocos son los seres humanos que no aman la pasta. Un masa muy deliciosa que al prepararla con los ingredientes que más nos gustan, nos brinda los platillos más deliciosos. ¿A quién no le gusta un spaghetti al pesto, o unos deliciosos canelones a la carbonara? Bueno creo que a todos, ¿cierto? Claramente, lo que preferimos siempre es comprar la pasta ya hecha y evitarnos lo que consideramos una tarea bastante compleja. Sin embargo, el hacer pasta es quizás una de las cosas más sencillas y lo mejor es que no hay nada como la pasta casera. Aquí te vamos a enseñar cómo prepararla y además ponerle un poco de color.

Ingredientes para la masa

25 g de sémola de trigo, 75 g de harina, 1 huevo.

Ahora que ya tenemos los ingredientes, ¡manos a la obra!

Es importante saber que la masa para las pastas de todos los colores es la misma, el color se le agrega más tarde, así que ahora prepararemos la masa base.

Debemos comenzar por poner la harina en un recipiente y hacerle un agujero en el centro para agregar el huevo. Una vez que tenemos todo dispuesta y ordenado en el recipiente, comenzamos a mezclar con las manos hasta hacer una masa homogénea. Una vez que la tengamos integrada la ponemos sobre la mesa y amasamos con las manos, presionando con las manos y doblando la masa sobre sí misma, tal como en el video de arriba.

La masa estará lista una vez que esté pegajosa y elástica. Una vez así hacemos una bolita con ella y la envolvemos en papel film plástico y la dejamos reposar a temperatura ambiente unas dos horas.

Ahora a lo importante. ¿Quién dijo pasta de colores?

Como dijimos, el color se agrega una vez que la masa ya está hecha. ¿Cómo? pues con colorantes naturales.

*La cantidad de harina de cada receta dependerá de las propiedades del ingrediente que tiñe, así que lo mejor es ir mirando la cantidad de harina en el momento hasta que quede una masa homogénea.

Pasta rosa (con remolacha)

1 huevo

1 remolacha

Triturar la remolacha hasta que quede una solución muy suave y líquida. Agregar el huevo y batir. Agregar la mezcla a la harina y amasar. ¡Listo!


Pasta verde (con espinaca)

1 huevo

70 g de espinacas frescas o 50 g de espinacas congeladas

Cuando las espinacas estén cocidas es importante sacarle todos los restos de agua.

  1. Batimos el huevo y las espinacas hasta hacer un puré fino.
  2. Incorporamos el huevo y las espinacas a la harina.
  3. Comenzamos con el amasado.

Triturar la espinaca hasta que quede una solución muy suave y líquida. Agregar el huevo y batir. Agregar la mezcla a la harina y amasar. ¡Listo!


Pasta amarilla (con azafrán)

1 huevo

Azafrán en polvo

Mezclar el azafrán con la harina, mezclar el huevo con la harina, amasar.


Pasta marrón  (con cacao)

1 huevo

1 cucharada de cacao en polvo

Mezclar el cacao con la harina, mezclar el huevo con la harina, amasar.


Pasta naranja

1 huevo

1 cucharada sopera de salsa de tomate

Triturar el tomate hasta que quede una solución muy suave y líquida. Agregar el huevo y batir. Agregar la mezcla a la harina y amasar. ¡Listo!


Pasta roja

1 huevo

1 cucharada sopera de salsa de tomate concentrada

Triturar el tomate hasta que quede una solución muy suave y líquida. Agregar el huevo y batir. Agregar la mezcla a la harina y amasar. ¡Listo!


Pasta negra

1 huevo

1 cucharada sopera de tinta de calamar

Mezclar la tinta con el huevo, mezclar el huevo con la harina, amasar.

Y tú, ¿cuál vas a hacer primero?