Por Lucas Rodríguez
7 junio, 2019

Ningún niño disfruta comiendo sus vegetales. Pero no se pueden resistir si están en forma de Tiger

Pensemos en algunas de las cosas difíciles que tiene la vida. Llegar a la luna, tomar la decisión de terminar una relación, tener que enterrar a un ser querido, etc. Pero también hay otra un poco menos dramáticas que las anteriores, aunque sí, igualmente difícil: lograr que un niño se coma sus vegetales. Teniendo en cuenta que a cierta edad ya entienden que existen cosas como los dulces y las tortas, hacerlos tragar un puñado de amargo brócoli o desabrida lechuga, puede sonar al borde de la locura.

@jacobs_food_diaries

Los padres tienen sus trucos: prometerles juguetes, prometerles un rico postre y una serie de otras promesas que al final terminan por no cumplir. Pero una madre se ha estado ganando el corazón de los usuarios de Instagram con su tierna técnica: ordenar los vegetales de su hijo, para que se parezcan a su personajes favoritos.

@jacobs_food_diaries

Laleh Mohmedi vive en Melbourne, Australia. Es madre de un niño de tres años, al que, como todos los de su edad, no le gustaba mucho tener que comer sus vegetales. Pero Laleh encontró una manera de convertir un problema en algo que su hijo espera con ansias porque llegue. Todo debido a la ingeniosa manera en que convierte unas zanahorias en la cara de Tiger y otros famosos y queridos personajes.

@jacobs_food_diaries

Lo que partió como un experimento, terminó por transformarse en una tradición. Ahora Laleh realiza sus esculturas saludables junto a su hijo, quien se emociona tanto que luego se devora sus verduras sin siquiera prestar atención a sí saben mejor o peor que las tortas que tanto le gustan.

@jacobs_food_diaries

Al final, la creatividad es más poderosa que cualquier pataleta. Laleh tiene muchísimos más de sus obras en su Instagram