Por Antonio Rosselot
13 mayo, 2019

Hay que saber fijarse hasta en los detalles más mínimos…

Todos sabemos que gran parte de las relaciones amorosas se asocia a la comida. Un/a posible prospecto puede subir mucho sus bonos si sabe combinar sabores, ingredientes, colores y formas en un plato, o si es capaz de identificar los buenos lugares para una cena romántica a la luz de las velas. Pero en este caso hablaremos del té, el que, desde ahora, podría ser considerado como una especie de afrodisíaco.

Es difícil encontrar a alguien en este mundo que no sepa preparar una taza de té. Pero eso no significa que sea una tarea fácil, porque el té tiene un punto exacto en donde se combinan bien su sabor, la temperatura del agua y, en algunos casos, la cantidad exacta de leche. Viéndolo bajo esa perspectiva, preparar una buena infusión es algo que requiere esfuerzo y dedicación.

Así lo identificó el portal de citas Plenty of Fish, que mediante un estudio determinó que un quinto de los 2.500 entrevistados/as considera atractivas a las personas que saben manejarse con las tazas de té.

Sigamos con las cifras: un 17% de los encuestados rechaza los tés preparados con exceso de azúcar, mientras que el té demasiado cargado molesta al 13% del universo del estudio. Por otra parte, el té aguado causa rechazo a un 37%.

Independent

Como todo este debate surgió en el Reino Unido, el estudio también consulta por la presencia de la leche en el té (cosa que personalmente me resulta espantosa, pero quién soy yo para juzgar), y si se pone la leche antes que el té o viceversa. Puede sonar absurdo, pero un 9% de los entrevistados le dio un valor a esta acción, lo que deja en evidencia que todos tenemos nuestras mañas y obsesiones.

Sea como sea, el estudio finalmente arrojó que una de las claves para casi el 70% de los encuestados es saber cómo le gusta el té a su pareja. Así resulta más fácil, sin duda.

Y tú, ¿cómo bebes tu té?