Por Antonio Rosselot
25 febrero, 2021

Salim Albusaidy demostró que el esfuerzo y el trabajo arduo dan sus frutos. Antes le decían que estaba perdiendo el tiempo con su carrito, pero a 3 años de haber comenzado su emprendimiento, hoy tiene 4 carritos, su propio local y un restaurante que abrirá dentro de los próximos días.

Hay lugares en este mundo donde una carrera universitaria o técnica, lamentablemente, no es suficiente para prosperar en la vida. Bien lo sabe Salim Albusaidy, oriundo de la ciudad de Malindi (Kenia), quien decidió tomar un camino independiente luego de terminar su pregrado.

Salim decidió comprar un carrito y recorrer Malindi vendiendo helados de palito y agua fría. Pero claro, a algunos de sus conocidos les pareció que tomar este camino, habiendo terminado una carrera universitaria, era una pérdida de tiempo para el joven.

TW: @salimelbusaidy

Sin embargo, él mismo se encargó de contar su historia y el desarrollo de su negocio en Twitter, a modo de redención: es un gran “te lo dije” para todos aquellos que lo criticaron.

“Después de la universidad, me embarqué en un proyecto independiente en noviembre de 2018. Pedaleé por Malindi vendiendo agua y helados. Algunos me tildaron de ‘estúpido’ por hacer ese trabajo. Hoy tengo cuatro bicicletas, compré mi primer local y abriré mi primer restaurante la próxima semana. Alabado sea Dios”.

—Salim Albusaidy (@salimelbusaidy) en Twitter

A su vez, compartió algunas fotos de sus propiedades, en las que se ven los carritos y también el local de helados. Una de las fotos lo muestra con una sonrisa de oreja a oreja, como la que tendríamos todos si prosperara nuestro negocio.

TW: @salimelbusaidy

Los tuiteros kenianos lo felicitaron por su coraje y por la gran capacidad que tuvo de tragarse su orgullo ante los críticos y seguir trabajando para cumplir su sueño.

“Una historia realmente fortalecedora… de eso se trata, de tener la oportunidad y el espacio de hacer lo que quieras. Buen trabajo y mantén la fe, no dejes que la corrupción afecte el orgullo por tus logros”, comentó un tuitero, mientras que otro señaló: “Incluso Juan Bautista y el profeta Elías fueron tildados de locos en su época. Han pasado más de 2 mil años y seguimos hablando de ellos. Salim, el cielo es tu límite. Sigue volando”.

TW: @salimelbusaidy

Todos los caminos presentan dificultades, en cualquiera de sus etapas. Pero es esa capacidad para sortear los obstáculos la que hace que todo valga realmente la pena. ¡Enhorabuena, Salim!