Por Lucas Rodríguez
15 julio, 2020

Quien no se ha llevado la desagradable sorpresa de que los aguacates no estén listos para cuando más los necesitamos. Con este simple truco, ya no serán ellos quienes definan cuándo será esa cena.

Pocas frutas o verduras han tenido un aumento de popularidad reciente tan marcado como los muy adorados aguacates. La verdad es que los habitantes de Latinoamérica ya estábamos al tanto de este sabroso secreto hace bastante tiempo. Pero ahora que tanto los estadounidenses como los europeos también la descubrieron, los aguacates se han transformado en los favoritos de todo el mundo. Incluso los actores y actrices de Hollywood los incluyen en sus dietas para mantener esa figura que los hace ganar el gran dinero de las películas. 

Facebook: Eljibaro Moderno

El único problema que tiene esta maravillosa fruta (no me discutan con lo dicotomía fruta-verdura: si cuelga de árbol es una fruta, no importa que se coma con sal), es que no siempre está lista y madura cuando la necesitamos para ese desayuno junto a nuestra pareja, o como entrada para un menú especial con el que celebraremos cuando podamos volver a ver a nuestros amigos. 

Facebook: Eljibaro Moderno

Ahora, ese es un problema que experimentarás si es que no conoces la serie de trucos que existen para asegurarnos que ese nunca sea uno de nuestros problemas.

Facebook: Eljibaro Moderno

Muy similar a la serie de trucos que existen online para revivir panes que se han convertido en rocas (¡casi como los troles de El Señor de los Anillos!), este breve video de un par de minutos, te enseñará cómo forzar a esos molestos aguacates que se rehusan a estar listos en el momento que los necesitamos. 

Facebook: Eljibaro Moderno

El secreto cuenta con un par de pasos fundamentales. El primero, es que tomes el aguacate duro y le dibujes varios surcos por la superficie usando un cuchillo. Luego lo que harás es envolverlo en papel de aluminio. Cuando parezca que a un robot se la ha quedado su huevo sobre tu mesón de cocina, meterás el aguacate envuelto al horno por 10 minutos, a 180 grados celsius. 

Facebook: Eljibaro Moderno

Si hiciste bien este proceso, con lo que te encontrarás es un aguacate verde, del mismo color que siempre te dijo «no estoy listo», pero que dentro tendrá una carne tierna y suave, lista para convertir en el guacamole con el que le darás todo el sabor del mundo a esos tacos que tanto anhelabas preparar.

Facebook: Eljibaro Moderno

Fíjate de realizar todos los pasos con atención al detalle. Si le pones demasiado calor o lo dejas demasiado tiempo, corres el riesgo de quemar o derretir por completo el aguacate.

Si esto te ocurre, el problema no será tanto la pérdida del fruto, sino que el desastre que deberás limpiar de tu horno.