Por Javiera Oliden
5 octubre, 2017

Tienen demasiada paciencia.

Deben ser muchas las historias que tienen para contar los que trabajan como barman o barwoman. Porque son los que te ven en tus peores momentos, esos en los que crees que eres el genio más grande del universo, aunque nada podría estar más lejos de la verdad. Lo bueno es que como en Twitter hay un límites de caracteres, no entraron en detalles, ni delataron a nadie por nombre, solo se limitaron a decir algunas de las cosas más estúpidas que les han dicho sus clientes.

1. Porque no faltan los que se creen graciosos

Si hay una “hora feliz”… “¿Hay una hora infeliz?”


2. Los que tratan de buscarle una debilidad al sistema

“¿Puedo usar mi barba como prueba de que soy mayor de edad?”


3. Y los novatos que están demasiado perdidos

“¿Qué trae un gin tonic?”


4. Y también están los que van más allá y no entienden como funcionan las cosas más allá del alcohol

“¿Sus martinis vienen con aceitunas sin gluten?”


5. Y a los que les da por practicar clichés

“¿Vienes por aquí a menudo?”


6. Los que están tan borrachos que inventan una lógica que solo tiene sentido para ellos

“Si me tomo otro trago, ¿me devolverás las llaves del auto?”


7. Hay otros que tratan de tener un menú personalizado que se adapte a su muy particular estilo de vida

“¿Puedes darme Coca Cola para acompañar el ron que tengo en mi cartera?”


8. Y los que ya se pasan de los sinvergüenzas

“¿Puedes darme un trago gratis?”

¿Has preguntado u oído algo así?

Te puede interesar

Hot dog a la plancha

4 septiembre, 2017