Por Lucas Rodríguez
1 octubre, 2019

¿Qué tienen en común los Cheerios con un simio? Ambos conocen lo esencial para divertirse.

Si le preguntas a un niño que viene saliendo de un zoológico, cuál es su animal favorito, lo más probable es que su respuesta esté entre un par de animales. Los favoritos de siempre tienden a estar entre los impresionantes como los elefantes o las jirafas, los fascinantes como las águilas o los tigres y los que saben sacarnos carcajadas, como los monos. Estos últimos tienden a ser los ganadores del concurso por un muy estrecho margen: los elefantes suelen ser más del gusto de los intelectuales, mientras que la elegancia de los felinos es más apreciada por los adultos, pero los simios parecen pensados para el entretenimiento de los niños. 

Por esto es que todo tipo de monos y babuinos suelen estar entre los peluches y juguetes favoritos de los más pequeños. Cualquier cosa relacionado con ellos les llama la atención, por muy tangencialmente que se les asemeje. Especialmente a la hora de darles de comer, explicarle a un niño que las bananas y los cocos son los favoritos de su animal preferido, es una fácil manera de convencerlos para que engullan. 

Dreamtime

Algo así debe haber pasado por la cabeza de la gente de Cheerios cuando decidieron darle una oportunidad a un producto que, a falta de una palabra adecuada pero más propia del mundo de los alimentos para el desayuno, nos parece revolucionario. Se trata de los Cheerios con sabor a coco.

@foodiewiththebeasts

No es que tengamos alguna queja con el sabor tradicional de este cereal, uno de los más queridos por todos y sin dudas que miembro innegable del panteón de los cereales. Pero explorar opciones más originales y arriesgadas como la que tomó con este nuevo sabor de corte tropical es exactamente lo que uno necesita para darle el toque de innovación y originalidad a nuestras mañanas y las de nuestros niños. 

Pixabay

Como si fuera poco, el sabor no es solamente coco. Si vamos a los detalles, la nueva variedad de Cheerios es «coco tostado». A qué se refieren con esto, no estamos del todo claro, pero si tiene algo de relación con las almendras o las nueces tostadas, estamos ante algo que llevará nuestras papilas hasta el límite. 

Pixabay

Si alguien sufriera del común problema de tener que criar a un niño mañoso, que hace problemas cada vez que un plato con alimentos aparece frente a su nariz, hacerle pensar que está compartiendo la comida que su animal favorito necesita para salir a jugar es una buena manera de convencerlo para que se alimente. Cheerios coco tostado no es solo una delicia, sino que prácticamente una herramienta de crianza para los padre.