Por Antonio Rosselot
1 julio, 2020

Háblenme de postres deliciosos de la infancia… y también de la adultez 😬

Ahh, aquellos días de infancia en donde la vida era tan simple, donde no tenías que preocuparte de nada más que jugar con tus amigos del vecindario y comer deliciosas marranadas.

Dentro de esas marranadas seguramente están los churros, esas masas crocantes por fuera y suaves por dentro que, con su cobertura de azúcar y su ocasional relleno, son la sensación en las ferias y mercados de Latinoamérica y España.

Hace tan solo unas horas les llevamos una receta casera de arroz con leche para llevarlos directamente a su infancia, pero con los churros, ese flashback se hace aún más intenso. Y sobre todo si van acompañados de una deliciosa salsa de chocolate para untar.

Sí, se necesita mucho aceite caliente y sí, puede ser algo engorroso el proceso, pero como con toda preparación culinaria, el fin justifica absolutamente todo el proceso. En este caso, les dejaremos la receta de Karla Hernández, publicada en el blog Pizca de Sabor, ¡para que la prueben en sus casas!

Pizca de Sabor

Ingredientes (para 10 a 12 churros)

Para la masa

– 80 gramos de mantequilla sin sal en cuadros

– 2/3 de taza de agua

– 2/3 de taza de harina de trigo

– 1 pizca de sal

– 1/4 de cucharadita de canela molida

– 2 cucharadas de azúcar blanca refinada

– 2 huevos

Salsa de chocolate

– 1/3 de taza de chocolate semi amargo, picado o en chips

– 1/2 taza de crema para batir

Para el espolvoreado final

– 1/4 de taza de azúcar blanca refinada

– 1 cucharadita de canela molida

Pizca de Sabor

Preparación

Salsa de chocolate

1. Poner el chocolate semi amargo en un bol o plato hondo mediano.

2. Hervir la crema en una cacerola pequeña o en el microondas.

3. Agregar la crema caliente al chocolate y mover el plato para que se cubra bien. Dejar reposar 2 minutos sin mezclar.

4. Luego de los 2 minutos, mezclar la crema y el chocolate hasta que todo esté completamente derretido.

Churros

1. Derretir la mantequilla junto con el agua en una cacerola mediana.

2. Bajar el fuego y agregar harina, sal, canela y azúcar.

3. Mezclar bien con una cuchara de madera hasta que se forme una bola, de 40 segundos a poco más de un minuto. (Para ver la textura, ¡revisar el video de abajo!)

4. Retirar del fuego y agregar los huevos uno por uno hasta que esté todo bien mezclado. Batir hasta que la mezcla se vea tersa y suave, y vaciar en una manga pastelera con punta de estrella (o una churrera, en caso de tener).

5. Calentar aceite en una olla o freidora a 180ºC. La temperatura es importante porque si el aceite está muy caliente, los churros se dorarán por fuera y por dentro quedarán crudos. Se puede hacer una prueba con un poco de masa: si flota y burbujea, ya está lista para freír.

6. Aplastar la manga para dejar caer la masa en el aceite caliente y, cuando se logre el tamaño deseado, cortar la punta de cada churro con un cuchillo o tijeras.

7. Freír los churros hasta que queden parejos de color. El tiempo de fritura dependerá del tamaño de los churros: mientras más grandes, más rato se deben freír.

8. Escurrir los churros y dejar reposar sobre papel absorbente. Cubrirlos inmediatamente con la mezcla de azúcar blanca y canela para que se peguen bien.

9. Los churros están listos! Se pueden servir a cualquier temperatura y acompañados de la rica salsa de chocolate.

¡Una delicia!