Por su color y dulce sabor, es crucial para hacer felices a los dioses. Por esto, Tailandia es considerado el cuarto consumidor más grande de Fanta, por delante de Estados Unidos y China.

Cuando se trata de religiones, creencias o supersticiones, nadie puede criticas a nadie. Todos tenemos nuestras propias costumbres y tradiciones que significan algo importante. Mientras algunos hacen alguna «manda» para que una petición se cumpla, en Tailandia le llevan Fanta roja a sus dioses como ofrenda. 

Si vas por este país, en cualquier esquina donde haya un santuario, de seguro verás botellas plásticas de Fanta de fresa puestas frente a los espíritus, incluso con pajilla inclinadas hacia ellos para facilitar el sorbo.

Meistrup

Con guirlandas de flores, cocos y flatos de fruta fresca donados por aquellos que esperan que sus oraciones sean escuchadas, esta bebida de la compañía Coca-Cola ha sido fundamental para rendir culto a sus dioses.

Por ser espcificamente esta bebida roja de Fanta, incluso Tailandia se ha convertido en el cuarto consumidor más grande de la marca, por delante de gigantes consumidores como Estados Unidos y China.

Pero, ¿Cuál es la razón para elegir a la Fanta de fresa como la bebida espirituosa?

Meistrup

Si bien los tailandeses no son las únicas personas que dan comida a sus dioses y espíritus cuando rezan, sí son los únicos que ofrecen ofrecen agua dulce y roja en un santuario. A pesar de que nadie sabe la razón exacta, tal vez su color vibrante tenga algo que ver.

Las familias de muchos habitantes de Bangkok provienen originalmente de China, donde el color rojo es auspicioso y afortunado. Muchos tailandeses asocian el color rojo con la sangre, lo que significa fertilidad y sacrificio.

Dreamstime

Antes, cuando no existía la Fanta de fresa, los thais endulzaban y coloreaban el agua para los espíritus, una mezcla rosada de azúcar de palma y seis esencias herbales. Ahora, con la llegada de esta gaseosa, y también de otras marcas, tienen el mismo resultado, con menos esfuerzo. 

Entre otros de los regalos que usualmente reciben los espíritus para ser homanejados, o para solicitar favores, son con cajas de jaleas de coco con aroma a pandan, un Frappuccino helado, o claro, una botella dulce y fría de alguna bebida roja.

Meistrup

A pesar de que esto podría explicar la razón por la que los tailandeses le dan agua roja y dulce a sus dioses, todo esto también «podría reducirse a lo que se sabe, se supone o se percibe como lo la deidad quiere» dijo Phil Cornwel-Smith, autor del libro de cultura pop Very Thai .

Una tradición que quizás nunca habías oído, pero que de seguro te hará mirar la Fanta de fresa con otros ojos