Por Luis Aranguren
22 julio, 2021

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, producir alimentos gasta los terrenos, agua y energía. Por lo que dejar que se dañe parece injusto con los humanos y el planeta.

Es probable que en nuestros hogares hayamos visto cómo se desperdicia algo de comida, desde un pan que olvidamos comer hasta lo que sobró de un almuerzo. Esto se convierte en desperdicio y lamentablemente se pierde, pudiendo haber alimentado a alguien más que lo necesitara.

Aunque a muchos nos parezca poco lo que botamos, según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en compañía de los supermercados Tesco informaron que cada año se desperdician 2 mil 500 millones de toneladas de comida.

AP

Cabe resaltar que el proceso de desperdicio no comienza en los hogares, sino que en el campo se pierden mil 200 millones de toneladas y el resto en los hogares.

Esto es un problema que va más allá de lo que muchos podemos llegar a pensar, pues no solo se pierden alimentos útiles que en países empobrecidos serían de ayuda, sino también tienen un impacto ambiental. Para producir esa comida es necesario grandes cantidades de terreno, agua y energía, lo que contribuye a los gases de efecto invernadero.

Caracol Colombia

Según el jefe de la iniciativa mundial sobre pérdida y desperdicio de alimentos de la WWF, Pete Pearson, este es un problema que ha crecido con la pandemia.

Al cerrar los establecimientos de comida para evitar el contagio, se han cancelado muchos contratos y la transportación de alimentos ha mermado por lo que mucho de lo ya producido se ha descompuesto. Asegurando que son los países de ingresos altos y medios de Europa, América del Norte y Asia los que contribuyen al 58% de estas pérdida.

AP

Es por eso que a través de su estudio, piden a los gobiernos nacionales tomar medidas que apoyen a los agricultores y les permitan una fácil negociación de su producto.

Lo importante según la WWF, es dejar de enfocarse solo en el suministro y venta, para poder enfocarse en aquellos contratos que faciliten el transporte. Igualmente instó a la disminución de productos cárnicos, no sólo por el ambiente sino también por la salud humana.

Getty Images

Para ellos, se debe buscar una manera en la que los alimentos puedan llegar a las zonas más sensibles de cada población a través de ofertas y posibilidad de consumo, algo que disminuya las posibilidades de desperdicio al máximo.