Por Catalina Maldonado
18 junio, 2020

Si bien muchos piensan que el pepino tiene poca vida útil, la verdad es que el error es por el lugar donde lo guardamos: debería estar en una frutera a temperatura ambiente.

Uno de los ingredientes que, por lo general, es gusto de todos es el pepino. Crocante y fresco, sirve para complementar muchas preparaciones como una veraniega ensalada o un cóctel con un toque de este sabor especial.

Sin embargo, creo que a todos los ha pasado, la verdad es que no dura mucho y con el paso de los días se va debilitando poco a poco, hasta que hay que deshacernos de él. Muchos le atribuimos su poca duración a que es su tiempo y nada más, pero nunca nos hemos cuestionado que quizás es el refrigerador el causante de su desgracia. 

Getty Images

En una entrevista, la periodista inglesa Alice Beer estuvo hablando sobre dónde mejor mantener diferentes frutas y verduras, y entre las opciones, el público se sorprendió al saber que el pepino en realidad no es una verdura según el Consejo Europeo de Información Alimentaria , y que pertenece al grupo del frutero. 

Si notabas que tus pepinos no duraban mucho, perdían su sabor, crocancia y se volvían más húmedos, es por la sencilla razón de que no pertenecen al cajón de la ensalada en el refrigerador, sino que necesita de la temperatura ambiente para sobrevivir.

Pixabay

Según el Colegio de Ciencias Agrícolas y Ambientales de UC Davis , los pepinos pueden sufrir ‘lesiones por frío’ si se almacenan a menos de 10 ° C y eso se ve representado en esos pequeños agujeros que se le comienzan a hacer al planta con el paso de los días.

Por lo tanto, para que sus verduras duren más, la recomendación es poner tus pepinos en algún lugar a temperatura ambiente, como el frutero o el armario de tu despensa. 

Freepik

Pero eso no es todo, porque una vez que lo saques del refrigerador, también debes alejarlo de productos como los plátanos, tomates y melones, porque le pueden transferir el etileno y hacer que se echen a perder más rápido.

Si bien suenan muchas reglas para un producto tan simple, la verdad es que solo debes alejarlo del frío y es recomendable guardarlo en el refrigerador una vez que ya esté cortado en rodajas para mantenerlos fríos antes de comer.

No son trucos de magias, solo buenos consejos.