Por Javiera Oliden
24 agosto, 2017

Si solo piensas es comida, nada mejor que poner un plato de comida en tu cabeza.

La compañía japonesa Fake Food Hatakana se especializa en vender originales accesorios que parecen comida de verdad, y que probablemente serían la envidia de Lady Gaga (o que tal vez ya tiene en su armario).  Eso incluye estos cintillos que si no estuvieran en un maniquí, no se verían fuera de lugar en un plato.

Son perfectos para los vanguardistas que también son gourmet.

Fake Food Hatakana

Este plato de espagueti se ve tan real, que casi se puede oler la salsa de tomate.

Y no es el único, es parte de una línea que ofrece distintos platos para los que siempre soñaron con ser y verse como lo que comen. Por ejemplo, están los platos más tradicionales japoneses:

Fake Food Hatakana

También hay modelos con comida más universal, como lo son estos huevos con tocino para los que aman la hora del desayuno. Literalmente tendrás pelo grasoso:

Fake Food Hatakana

Ahora bien, también tienen diseños más minimalistas, para los que quieren algo más pequeño, menos llamativo y que pase un poco más desapercibido. De su oferta, es lo que más se acerca a un accesorio de cabello tradicional.

Fake Food Hatakana

Y claro, una línea inspirada en la comida no estaría completa sin una opción saludable, para aquellos que están haciendo dieta y no quieren tentarse y terminar comiéndose el plástico con forma de espagueti que llevan en la cabeza. Para todos ellos, y también para los que quieren convencer a los demás que su estilo de vida es sano, el modelo perfecto es este de ensalada:

 

 

 

Fake Food Hatakana

Finalmente, para los más atrevidos que no le temen a llamar la atención:

Fake Food Hatakana

 Si hubiera un rey de la comida, claramente esta sería su corona.

Además son un excelente complemento si quieres usar este collar de pizza…

Fake Food Hatakana

 …o si prefieres este de salchichas.

Fake Food Hatakana

Obviamente, no solo hay que ser osado para ponérselos, si no que hay que tener la valentía de no temerle a que los carroñeros te ataquen tratando de robarte lo que llevas en tu cabello.

Y si te gustan, lamentablemente son un poco costosos. Sus precios van de los 30 dólares hacia arriba.

¿Te gustaría tener uno?