Por Lucas Rodríguez
16 noviembre, 2020

El restaurante La Morada, ubicado en South Bronx, Nueva York, ha sido destacado con los más altos honores por su variedad de comida de Oaxaca. Pero cuando su comunidad se vio en aprietos, la caridad empujó al prestigio hacia un segundo plano.

Uno de los mayores honores que un restaurante que apunte a colarse entre los más destacados y alabados del mundo, es recibir una Estrella Michellin. La guía especializada de restaurante francesa, auspiciada por la conocida marca de neumáticos, se ha logrado ganar su lugar como la guía absoluta de los mejores lugares donde fascinar a nuestros paladares. Conseguir que sea una estrella, es un honor del que un restaurant puede sentirse orgulloso desde ese momento en adelante. 

Bebeto Matthews / AP

Por supuesto que este honor también puede justificar una alza en los precios. Después de todo, significa que un establecimiento saltó a la categoría más exclusiva y de elite dentro de su rubro. Para La Morada, un restaurante de comida mexicana ubicado en South Bronx, Nueva York, esto significó todo lo contrario.

Bebeto Matthews / AP

No estamos diciendo que hayan decaído en calidad: su menú del día sigue siendo considerado exquisito. Lo que cambió es que ahora es completamente gratuito.

Bebeto Matthews / AP

Claramente no gratuito para personas con dinero, estabilidad y acceso a tarjetas de crédito, sino que para quienes han caído en malos momentos. Viendo que la pandemia comenzaba a exigir el cierre de prácticamente todos los establecimientos de comida en Nueva York (ciudad que en un momento, se convirtió en la ciudad más azotada del mundo por el COVID-19), La Morada tomaron la decisión de no quedarse de brazos cruzados frente a la crisis. 

Bebeto Matthews / AP

Siempre comprometidos con su comunidad, el restaurante comenzó a ofrecer platos de comida gratuitos a los miembros de su comunidad que más lo necesitaran. Lo mejor de esto es que no se trataba de platos simples: en su mayoría eran exquisitas y calóricas recetas de inspiración y tradición traída de Oaxca, México: 

“Siempre decimos que el activismo es nuestro ingrediente secreto, por lo que fue natural que sirviéramos a la comunidad con lo que tenemos. Todo tiene que ver con nuestras propias raíces indígenas: todos aportamos un poco, juntamos ingredientes y armamos ollas con deliciosa comida para los necesitados.” 

–Yajaira Saavedra, co-dueña de La Morada, para TODAY

Bebeto Matthews / AP

Lo importante a tener en cuenta, es que al comienzo de la pandemia, su establecimiento pasó por tiempos oscuros. Su petición de postular a un préstamo gubernamental fue rechazada por tratarse de inmigrantes. Si no fuera por una exitosa campaña de Crowdfunding, el restaurante no estaría en la buena posición que esta ahora. Más razón aun para que ellos sientan que le deban algo a la sociedad.