Por Luis Aranguren
16 noviembre, 2020

La cuidadora alegó que desconocía los gustos alimenticios de la familia y aunque la madre era vegana, los hijos disfrutaban sus nuggets de pollo felices de la vida.

Encargarse de los hijos de otras familias no es un trabajo fácil, hay que averiguar muy bien el estilo de vida que llevan para no fallar. Por otra parte, los padres también se tienen que encargar de darle bien la información a los cuidadores, de otro modo ellos asumirán lo que hay que hacer.

Pues en Reino Unido precisamente eso se convirtió en un problema para una familia que contrató una niñera.

McDonald’s

Y es que una joven de 19 años quien se dedicaba a cuidar niños desde los 17, no esperaba que darle de premio a unos pequeños unos cuantos nuggets de pollo sería un problema. Lamentablemente para una familia con la que acababa de comenzar a trabajar, lo fue.

Y es que según la joven, la madre no les informó de su estilo de alimentación y como los niños se portaron bien ella decidió darles unos nuggets de pollo como premio.

Getty Images

No tenía nada que esconder, y la madre vio a los pequeños comiendo de lo más feliz sus nuggets. Esto generó una terrible pelea, la mamá le arrancó la comida de las manos a sus hijos y comenzó a gritarle a la niñera algunos improperios.

“La mamá llegó temprano a casa y vio a sus hijos comiendo nuggets de pollo. Literalmente les arrancó los nuggets de las manos y comenzó a gritar que soy horrible por permitir que sus hijos coman cadáveres y gritarles a sus hijos por comer la carne”.

– Joven anónima a Mirror UK

Por si lo anterior fuese poco, la echó de la casa sin pagarle el tiempo trabajado y luego le envió un mensaje de texto pidiendo una indemnización de 300 dólares por cada niño. A pesar de que estaban muy felices comiendo, la mamá aseguró que les había ocasionado un daño emocional.

Getty Images

Por suerte la niñera comentó que su padre y hermano son abogados, por lo que se niega a pagar el dinero y no tiene miedo de llegar a la corte.

Además, nunca ha tenido problema con la dieta familiar siempre que sea notificada de la misma, por lo que asegura que no es su culpa. Sin duda un día de trabajo bastante difícil, no se imaginaba que lo último que hizo antes de la noche terminaría tan mal.

McDonald’s

Lo que para ella era un premio por buen comportamiento, se convirtió en un terrible calvario que terminó sin su paga y tal vez con una demanda.