Por Lucas Rodríguez
18 junio, 2020

Basta con poner el cereal favorito del pequeño dentro de una moledora y listo. Ni siquiera tendrás que preocuparte si quiere comerse la arena.

Cuidar de un bebé es una tarea que no requiere de poco tiempo y esfuerzo. Debido a lo indefensos y dependientes que son, los bebés necesitan que haya alguien supervisándolos y haciendo de todo por ellos en cada momento de sus vidas. Si sumamos esto a las necesidades del trabajo y el día a día normal de los adultos, no es difícil imaginarse todo el agotamiento que los bebés pueden implicarnos. 

@mamabee

Ahora que estamos obligados a quedarnos en casa, sin poder salir al exterior debido al virus, algunas madres han estado realmente cerca de perderlo todo. Al menos antes, podían dejar al bebé con la niñera y salir durante un par de horas. Tener un tiempo para nosotros es algo completamente clave. Es por eso que este ha sido el año más duro de la vida de todas las madres, sean primerizas o experimentadas. 

@mamabee

Por suerte para ellas, las redes sociales se han encargado de ordenar a las madres en un ejército de aconsejadoras y guías. Cada vez que una descubre una manera atractiva y efectiva para aplacar a un bebé, corre a compartirlo con las demás.

@elleannachristine

Ningún lugar es mejor para encontrar estos datos, que TikTok. La red social del momento está repleta de madres presentando consejos, trucos e incluso, retos y juegos que realizar junto a los bebés. 

@elleannachristine

El más reciente de estos es uno que sin dudas causará esa sensación de ¿Cómo no se me ocurrió esto antes? Se trata de crear uno de los juguetes favoritos de los niños, al mismo tiempo que eliminamos el único problema que este siempre ha tenido: una caja de arena, en la que no importa si el bebé se traga la arena. 

@elleannachristine

El secreto para lograr esto, es que la caja en este caso no será llenada con arena de verdad. En su lugar, las creativas madres han estado utilizando cereales molidos.

@elleannachristine

Para dar con este creativo material, simplemente han puesto toda clase de cereales secos en una moledora. De aquí sale echo un polvillo, el que luego dejan caer sobre una fuente o una caja. ¡Y voila!

Puedes verlo en el video. El bebé está fascinado. Y lo mejor de todo, es que si se le ocurre probar el sabor de la arena, no habrá absolutamente ningún problema, salvo porque quizá se interese más en devorarse por completo la arena de su caja, que jugar con ella.