Por Catalina Maldonado
30 julio, 2020

Elegido como el “mejor guía turístico del mundo” por la revista inglesa Wanderlust, ahora Efraín Valles cambió sus recorridos por Cusco a servir deliciosos helados que pretende que lleguen a todo Perú.

En tiempos de crisis saber reinventarse es uno de los objetivos más complicados a cumplir pero que debemos hacer de igual forma para salir adelante. Por eso, muchas veces si estábamos acostumbrados a hacer algo, puede cambiar drásticamente si de conseguir algo exitoso se trata.

Efráin Valles, uno de los guías turísticos más solicitados de Cusco y nombrado en 2014 como el “Mejor Guía del Mundo”, según la revista inglesa Wanderlust, debió colgar sus mapas y credencial de guía para dar paso a un nuevo rubro producto de la crisis por la pandemia de coronavirus. Ahora hace y vende helados artesanales. 

Qosqo Creme

Tiene más de 20 años de experiencia como guía de turismo, y si bien esa es su pasión de la vida, ha tenido que cambiar sus planes y comenzar a cambiar sus rutas por el Valle Sagrado de los Incas y Machu Picchu por algo que le de ingresos en estos tiempos en que el turismo está desactivado.

Efraín Valles

Primero, la idea de Efraín fue vender paltas, quesos y otras frutas en diferentes puntos de la ciudad, siendo uno de los primeros guías en hacerlo y con mucho orgullo de poder salir adelante.

Efraín Valles

Sin embargo, su vida tomaría un nuevo rumbo luego de que con dos amigos, y también guías turísticos, decidieran iniciar un emprendimiento de helados artesanales de pura fruta. 

Qosqo Creme

Así nació Qosqo CremeUna heladería que se distingue de otras gracias a su sabores 100% naturales, sin preservantes y sus envases son biodegradables.

Qosqo Creme

Y como en todo emprendimiento, él junto a Yuri Chávez y José Ayerbe, se dividen las tareas: compran las frutas muy temprano, esperan que estas lleguen a su punto de maduración, inician la preparación y el envasado para la refrigeración. Después de todos estos pasos, siguen con las entregas por todo Cusco.

Por el momento, ofrecen presentaciones de 1 litro y ½ litro de helados de fresa, lúcuma, mango, chocolate, aguaymanto, maracuyá, chirimoya y arándano, siendo estos dos últimos los más aclamados por sus clientes.

Qosqo Creme

Aunque Efraín admite que hay días que solo venden un helado y otros más de 20 litros, no se rinde ante su emprendimiento y espera que con el tiempo mejore, ya que no se quedará con los brazos cruzados mientras dure la crisis por la pandemia.

A pesar de que extraña contar historias a los turistas y caminar al aire libre por Machu Picchu, su nuevo proyecto lo tiene muy entusiasmado y espera que llegue a todo Perú. 

¡Reinventarse es crecer!