Por Luis Aranguren
27 mayo, 2020

El gobierno del país europeo mandó a todos a sus casas, pero hay quienes no tienen una a donde ir. Así que algunos jóvenes han decidido –cumpliendo las normativas de prevención– salir a las calles para ayudarlos haciendo honor a su nombre, «por ellos».

El coronavirus ha cambiado por completo nuestro estilo de vida, nos hemos visto obligado a encerrarnos en nuestras casa para evitar el contagio. Estas medidas son tomadas por quienes afortunadamente tenemos un techo en donde dormir, pero otros no tienen a donde recurrir y además de expuestos su vida corre peligro pues no encuentran quienes les den alimentos.

Esto ocurrió e Francia, específicamente en Lyon donde las calles estaban casi por completo vacías, pero quienes no tenían hogar seguían ahí.

Euro News

Lamentablemente a ellos no les preocupaba la enfermedad, su incertidumbre real era qué comerían al día siguiente. Por suerte algunas asociaciones se han prestado a ayudar, especialmente a los ancianos al ser la población más vulnerable.

Uno de ellos fue el movimiento ciudadano #PourEux, una iniciativa que busca repartir almuerzo a las personas sin hogar en varias ciudades de Francia.

Uno de los más entusiastas ha sido el jóven Maxime Klimaszewski, quien solo con su protección y bicicleta lleva los alimentos a distintas personas. Esto gracias a una aplicación en la que los cocineros registran lo que han preparado, de este modo los repartidores van y distribuyen el alimento a quienes más lo necesitan.

 

Euro News

Ahí se pueden registrar todos los que deseen ayudar, repartidores cocineros y todo aquel que pueda prestar un servicio.

 «Todos pueden ayudar a su propio nivel, no nos lleva mucho tiempo ni mucho dinero y puede ayudar a la vida diaria de muchas personas. Buen apetito y hermoso día soleado. Estamos muy felices de compartir esta comida con ustedes. Esperamos que sea una alegría compartida «.

-Maxime Klimaszewski

Según Euro News Maxime ha podido establecer relaciones con las personas a las que entrega alimento, por ejemplo Éric que es un apasionado por los libros. Este último comparte las historias de sus últimos libros leídos a cambio de una comida caliente.

Solo los buenos corazones pueden hacer este mundo uno bueno para habitar, esto ha evitado que muchos estén peor en momentos tan difíciles como estos.

Euro News

Justo ahora donde hay mucho tiempo libre, los buenos corazones se abren para ayudar a quienes más los necesitan. En el mundo se desperdicia mucho alimento, por ahora muchos restaurantes están cerrados por lo que aprovechar esa comida es algo que solo una persona altruista hace.

En este país parece que la situación de calle parece empeorar con los años, esperemos que este virus pase pronto y algo de eso pueda ser solucionado.