Por Pamela Silva
20 marzo, 2019

“Pensé que las frutas frescas eran muy nutritivas y nunca pensé que serían dañinas al inyectarlas en mi cuerpo”, explicó la mujer que sufrió daños graves en el corazón, riñón e higado.

Las frutas y verduras son saludables, de hecho es necesario que incluyamos unas cuantas en nuestra dieta diaria y por ningún motivo debemos dejar de comerlas, de la forma que sea. Como desayuno, en batidos, en jugos, con el almuerzo o la cena: de la forma que cada uno prefiera, pero hay que consumirlas.

Y por consumirlas me refiero a comerlas o beberlas de la forma que ustedes quieran, pero por ningún motivo se les ocurra inyectarse batido de frutas directamente a las venas.

No crean que es una advertencia ridícula, porque eso fue exactamente lo que hizo una mujer china de 51 años: inyectarse por goteo intravenoso un batido de frutas. Por supuesto, su hazaña médica casi le causa la muerte.

Asia Wire

Al poco tiempo de inyectarse el jugo de frutas directamente a la vena -procedimiento que, de paso, realizó ella misma- comenzó a presentar fiebre y el brazo le picaba.

Zeng, como se ha identificado a la mujer, en un comienzo no quiso ir al doctor y fue su esposo quien la obligó a ir cuando descubrió lo que había hecho.

Y menos mal que lo hizo, porque debido a su inyección de frutas Zeng desarrollo una infección y daños graves en el corazón, hígado y riñones que casi provoca una falla multiorgánica, lo cual podría haberle causado la muerte.

Robert Schlesinger

Los doctores lograron salvar su vida al limpiar toda su sangre realizándole diálisis, administrándole antibióticos e inyectándole coagulantes, según indicó su doctor Liu Jianxiu a Xiaoxiang Morning Herald. 

¿Por qué hizo esto? Según indica South China Morning Post, Zeng estaba siguiendo una serie de tratamientos de salud poco convencionales y este parece ser uno de ellos. Además, la mujer aseguró que solo quería mejorar su salud.

“Pensé que las frutas frescas eran muy nutritivas y nunca pensé que serían dañinas al inyectarlas en mi cuerpo. No tenía idea que me meterían en tantos problemas”.

-Zeng.

Así que ya saben chicos: siguen consumiendo frutas y verduras, pero no se les ocurra por ningún motivo inyectárselas a la vena (ni ningún otro tipo de alimentos o sustancias, sea de paso).