Por Luis Aranguren
5 abril, 2019

¿Acaso su esposo no podía ayudarla a cocinar?

Con la finalidad de ahorrar trabajo y poder descansar el mayor tiempo posible, Jessica May Magill, madre de tres niños y con más de 33 semanas de gestación del cuarto, aseguró conocer lo difícil que pueden ser los primeros meses posparto (aunque para estar por cuarta vez, parece que lo maneja muy bien) y decidió tomar una decisión que pensó podría ayudaría a largo plazo.

The healthy mommy

Sin tomar en cuenta que las últimas semanas de embarazo son las más difíciles, debido al peso del bebé y la inflamación, Magill decidió hacer la comida para los próximos meses y almacenarla en dos refrigeradores.

The healthy mommy

Después de largas horas dentro de la cocina, un total de 152 platos de comida y 228 meriendas estaban listas para guardar y refrigerarse. Ahora Jessica y su familia no tendrán que esperar por comida luego de su parto pues con llevarla al micro estará listo.

The Healthy Mommy

Toda comida hecha tiene un tiempo de duración independientemente de si se congela o no. Realmente no sabemos si es recomendable que una madre que recién tiene a su bebé y se encuentre en estado de lactancia, coma tanta comida recalentada por evitar algunas horas de trabajo en la que su esposo podría ayudar.

«Sé que amamantar me da mucha hambre y mis hijos adoran comer bocadillos así que ahora estaré más tranquila y sé que comerán cosas saludables”.

-Jessica May Magill a Dailymail-

Bajo esta premisa Jessica se armó de valor y ahora es una experta en preparar comida en grandes cantidades con las que presume de haber ahorrado mucho dinero, pues aseguró que logró preparar 43 comidas y 38 meriendas con tan solo 120 dólares.

The Healthy Mommy

Un enorme empeño e ingenio el de Jessica May Magill, para lograr este cometido. Tan solo esperamos que la comida se mantenga en buen estado y sea saludable para toda la familia sin importar el tiempo en que puedan gastarla toda