Por Leonardo Granadillo
18 agosto, 2020

“Me hace sentir bien, con este quilombo que pasamos en el país, seguramente la necesitaba más que yo, porque es gente grande. Mi viejo me decía ‘lo que no es tuyo, no lo tomés’”, señaló el joven. Si bien son tiempos duros, apropiarnos de lo que no es nuestro jamás debe ser opción.

Que nunca una crisis, por más profunda y fuerte que sea, nos lleve a cometer alguna fechoría. Sabemos que es algo que lastimosamente se ha hecho cada vez más popular en el mundo entero, la delincuencia se ha acrecentado ante la necesidad, sin embargo, también quedan quienes tratan de obrar de forma correcta, evitan el camino fácil.

Para muestra Ronald, un verdulero que vive en Buenos Aires (Argentina), específicamente en La Plata entre diagonal 74 y la calle 28. El caballero descubrió que una mujer había olvidado su cartera con una impresionante suma de dinero en su verdulería, no obstante, el dueño del local ni siquiera la reviso y la guardó.

AGLP

“Hace un mes atrás una clienta de pasada que se olvidó una cartera. Yo no sabía de quién era y nunca la abrí. Pensé que alguien iba a venir a buscarla, pero pasaron días, semanas, hasta que se cumplió el mes”

Ronald a 0221.com.ar

Pasó el tiempo y cualquiera pensaría que era tiempo de al menos revisar lo que había, pero el dueño la verdulería Los Hermanos confiaba en que la propietaria aparecería.

“Ella ya la había dado por perdida. Llegó el otro día y me preguntó si por casualidad había dejado la cartera acá”

Ronald a 0221.com.ar

AGLP

Tiempo después la mujer de 60 años apareció. Llorando agradeció a Ronald mientras abría la cartera que contenía un fajo de 500.000 pesos argentinos, algo así como $7000 dólares americanos.

“Fui a buscar la cartera y la señora empezó a llorar, me dijo que contenía mucha plata y que le salve la vida porque era para algo muy importante”

Ronald a 0221.com.ar

Luego de muchísima insistencia la mujer agradeció al joven el gesto obsequiándole parte del dinero que creía perdido. Tras el incidente, la ahora fiel clienta prometió invitarlo junto a su familia un día a comer.

AGLP

“Me hace sentir bien, con este quilombo que pasamos en el país, seguramente la necesitaba más que yo, porque es gente grande. Mi viejo me decía ‘lo que no es tuyo, no lo tomés’”

Ronald a 0221.com.ar

Un gesto que vale la pena destacar, más en épocas en las que algunos deciden hacer lo impensado. Bien por Ronald.