Por Lucas Rodríguez
3 marzo, 2022

Katie Ber participó de un “desafío” de TikTok que llamaba a revelar nuestras peores conductas. La manera en la que se venga del hombre que la despreció sorprendió a muchos.

Una de las cosas más raras que a la vez, ocurren con mucha frecuencia en nuestra sociedad, son las relaciones de pareja que terminan en dos personas enemistadas. Es un fenómeno muy particular, que dos personas que alguna vez decidieron pasar tiempo juntos y ser fieles una a la otra, hayan terminado en bandos enemigos, incapaces de compartir incluso el mismo espacio. A veces las causas son obvias, pero en otras no tanto. El tema es que es algo que vemos todos los días, pero que nunca deja de llamarnos la atención. 

Lo que puede hacer la diferencia entre cómo reaccionamos a estas relaciones fallidas, es la dinámica que presenten estas personas.

@katieber5

Es conocido como ‘conductas tóxicas’ cuando una persona está haciendo algo que no tiene relación con las conductas normales de convivencia, o incluso, que están pasando a llevar su propia vida normal. En una de las comunes tendencias de Tiktok, se buscó crear un espacio para que las personas puedan compartir las conductas tóxicas de las que no se siente orgullosos. Muchas fueron cosas pequeñas, que se puedan arreglar sin muchos problemas… hasta que llegó el video Katie Ber. 

En una breve publicación de 8 segundos, Katie superó a todos los anteriores con su manera de vengarse de un ex con el que pasó un muy mal rato.

@katieber5

Lo que se ve en el breve video es a una persona con un pescado crudo, y al parecer, puede que ya algo maloliente, en la mano. Caminando hacia una puerta, pareciera que lo está tratando de vender puerta a puerta, pero lo que hace es aún peor. Abriendo el espacio de la puerta donde los carteros meten las cartas, Katie pone el pescado. 

@katieber5

En un texto que va sobre ello, ella escribió “Esta es mi manera tóxica de vengarme de mi ex”.

Nadie puede decir que sea algo recomendable para hacer, aún más porque puede que califique como una actitud delictiva. Si es que es cierto que Katie hace esto todas las mañanas, la verdad es que habría que revisar su conducta: es algo que realmente necesita ser visto con un terapeuta. Como decíamos un poco más arriba, las conductas tóxicas no solo se definen por cómo afectan a los demás, sino que también, por cómo pueden descarrilar nuestra propia vida.