En una tienda de helados en Argentina, no quisieron atender a una mujer por no portar su cubrebocas. A los pocos minutos, la clienta ingresó con su vestido puesto a modo de mascarilla sorprendiendo a todos dentro del recinto.

Estamos en tiempo de coronavirus, y si bien las vacunas han aplacado varias medidas de restricción que vivimos en un principio, el cubrebocas es una de las que aún se mantiene y es obligatorio en muchas partes hacer uso de ellas. Sin embargo, también es cierto que todos hemos pasado momentos de crisis cuando no encontramos una en ninguna parte, lo que muchas veces nos ha llevado a ingeniárnosla para cubrirnos. 

Una mujer en Argentina no encontró nada mejor que reemplazar su cubrebocas con el vestido que estaba usando. Así es, una clienta con tal de comprar helado en una tienda, fue capaz de quitarse sus prendas y usarlas para protegerse.

Diario Mendoza

A través de redes sociales, se compartió un video en el que una mujer entra a una heladería en ropa interior pero con su vestido puesto en forma de mascarilla, con el fin de que la atendieran en el local de helados.

De acuerdo al Clarín, todo comenzó cuando un grupo de once personas querían comer un helado por lo que ingresaron al local y tuvieron que salir de este debido a que ninguno llevaba mascarilla. Minutos después se ve a una de las del grupo que vuelve a ingresar al local atándose su vestido como un tapabocas.

Diario Mendoza

Con la única prenda que llevaba utilizada como cubrebocas, la mujer alegó que ahora si debería ser atendida luego de que la rechazaran por lo mismo. Sin embargo, nuevamente recibió negativa por parte de los empleados de la heladería. 

“¿No me pedís tapabocas? Me lo estoy colocando”, es lo que se puede escuchar en la grabación de la tienda gracias a las cámaras de seguridad del lugar. Pese a sus reclamos, la mujer no fue atendida por no portar una mascarilla adecuada.

Por si fuera poco, dentro del local había una familia que vio toda la secuencia, donde finalmente la mujer decide abandonar el lugar indignada aún sin su vestido puesto, es decir, solo con su ropa interior.

Revisa el momento a continuación: 

Recordatorio para todos: no olvidar sus cubrebocas.