Por Luis Aranguren
26 mayo, 2020

El coronavirus dejó sin negocio a estos hermanos, sin embargo, han seguido cocinando por los que no tienen nada en sus platos.

El coronavirus sin duda alguna ha cambiado la forma en la que vivimos todos, muchos negocios han quebrado y miles de personas se han quedado sin empleo. Pero si hay algo que no ha logrado quebrantar son los corazones, pues en estos tiempos difíciles hemos visto lo mejor de las personas que se ayudan las unas a las otras.

Sino conozcamos a los Deib, hermanos que tienen un restaurante en Brooklyn llamado Taheni que cayó en un 90% debido a la pandemia.

GoFundMe

Aunque fue un duro golpe para su economía Hamza y Anas han seguido cocinando, solo que esta vez para ayudar a una comunidad que esta en crisis. Sin importar que todo sea de su propio bolsillo, continúan porque aseguraron al New York Post que mientras puedan, lo harán.

«No nos sentaremos aquí y simplemente seremos amargados por eso y no haremos nada, haremos lo correcto y saldremos a ver quién necesita comida. No solo vamos a sentarnos y no hacer nada».

-Hermanos Deib

Al comienzo solo servían alrededor de 100 comidas al día en hospitales y departamentos de policía, para eso solo utilizaban lo que había en su existencia para el restaurante.

Facebook / Taheni

Por suerte muchas personas se han unido, organizaciones sin fines de lucro se han interesado en su labor y han hecho de esto algo más grande. De 100 platos pasaron a cocinar mil comidas al día, algo que no les cansa pues saben que siempre será para los que más necesitan.

Facebook / Taheni

Hamza comentó que esto ha sido un trabajo muy importante para él, durante el mes sagrado para los musulmanes, el Ramadán, su familia trabajó día y noche por un mes para hacer un comedor improvisado en Manhattan mientras ellos ayunaban.

«Lo hacíamos solo los sábados por la noche y hemos visto a personas literalmente caminar hacia nosotros y decir: ‘esta es mi única comida de la semana, no puedo comer ahora, todo está cerrado’, fue entonces cuando tomamos la decisión de aumentarlo dos días a la semana y luego a tres».

-Hermanos Deib

El Ramadán es una ocasión especial para los musulmanes, durante este tiempo se dedican a reunirse en familia y orar. Sin embargo ellos oraban con cada plato de comida, hacían que sus alimentos se convirtieran en bendiciones para los más necesitados.

Facebook / Taheni

Un buen corazón siempre deja para agradecer, en verdad nos llena de alegría saber que otros se preocupan por el resto de las personas en el mundo sin importar en qué crean, solo que estén bien, si quieres colaborar con ellos puedes hacerlo a través de su GoFundMe.