Por Luis Aranguren
18 enero, 2022

Además de la violencia tras darse un beso, recibieron insultos como: “Te voy a comer todo, joto”, sin que nadie los defendiera.

Lamentablemente hay personas que no entienden que no importa mucho lo que piensen de la comunidad LGBTQ, simplemente son personas y merecen todo el respeto. Pero no es fácil cambiar mentalidades y bueno, es asunto de cada quien, el problema está cuando se convierte en agresión y lo retrógrado produce heridos.

Así lo vivió una pareja transexual en Ciudad de México, cuando fueron a comer tacos en compañía de 3 amigos y lo que pensaron que sería una buena noche, se transformó en algo terrible.

Instagram / fernando_cattori

Los hechos fueron denunciados por un joven llamado Andrés y su pareja Fernando, quienes específicamente se encontraban en la colonia Narvarte, en la taquería El Vilsito. Al llegar sintieron que alguien los veía constantemente, por lo que se pusieron alertas, algo que ellos describieron como: “Una mirada muy particular que las mujeres y las personas LGBT conocen muy bien”.

Lamentablemente su instinto no falló y cuando decidieron abrazarse, según su relato el hombre se acercó con violencia y le gritó a Andrés: “¿Qué me estás viendo, cabrón?”.

Instagram / andemo

A lo que intentó explicar que solo querían comer tranquilo, recibió un golpe en la boca que le rompió el labio y su novio, un golpe en la ceja que llevó puntadas. Lo cierto es que trataron de evitar peleas a como diera lugar y cuando sus amigos intentaron ayudar, también fueron víctimas de la violencia de este hombre y sus amigos.

Pese a los golpes, las agresiones no pararon con insultos como “putito” o “joto”, que hacen referencia a la homosexualidad en México de una forma peyorativa.

Lo que más les dolió a la pareja, fue que nadie hizo nada, simplemente observaban y evadían el problema. Ellos eran víctimas y aseguran no haber sido violentos, no querían que nadie peleara por ellos, simplemente esperaban que intercedieran para que acabara el altercado.

Esperan que la justicia haga algo y utilizaron sus redes para dar apoyo a los que como ellos, han pasado por situaciones peligrosas en las que su vida corre riesgo. También dejaron un mensaje a todas las personas pasivas, para que entiendan que ellos son humanos y todos merecen ayuda cuando la necesitan.

No cabe duda que es algo traumante el no poder sentirse seguro en un lugar público, además, el hecho de dudar si pueden o no darse amor. Merecen toda la tranquilidad del mundo. Su género, gustos y ninguna condición los debe hacer víctimas.