Por Camilo Fernández
14 mayo, 2018

La tendencia será el “bowl food”.

De la boda del príncipe Harry y Meghan Markle no se espera más que una espectacular ceremonia ajustada a los estándares a la realeza británica. El evento contará con 600 invitados y uno se pregunta qué es lo que se comerá en uno de los actos más elegantes e importantes del año.

Uno se podrá imaginar un salón lleno de mesas e invitados sentados degustando varios platos mientras los mozos y sirvientes entregan diferentes preparaciones…. pero no.

AP

No habrá NA-DA de eso. Lo invitados estarán de pie. Sí, así como lo lees. Todos parados no más.

El príncipe Harry y Meghan no tendrán un tradicional desayuno después de la ceremonia como se acostumbra y decidieron relajar un poco las cosas.

En vez de estar todos sentados, las 600 personas podrán caminar por el hall St. George del Windsor Castle libremente mientras son servidos de “mini preparaciones de platos de fondo” estacionales, según indica el Daily Mail.

Reuters

Todos los alimentos serán preparados por el staff de cocina de la Reina y presentados por uniformados camareros y camareras.

La tendencia será lo que se conoce como “bowl food”, en donde se deshacen formalmente de los platos y todos comen en recipientes tipo cuencos, lo cual es mucho más fácil comer, haciéndolo más social. 

Reuters

Esto permitirá que mientras se esté comiendo, los invitados también desplazarse libremente por el salón, permitiendo a los novios saludar la máxima cantidad de personas posibles.

Los invitados también tendrá a disposición canapés durante la hora de almuerzo, que durará cerca de 2 horas y media, incluyendo discursos y el tradicional corte del pastel.

Reuters

Cada preparación ha sido elaborado para ser consumido en solo dos bocadillos. El menú incluiría “platos clásicos” elaborados con productos británicos de temporada, en gran parte de la propiedad de la monarquía.

Se cree que la cocina del Windsor Castle es la más antigua del país, habiendo servido a más de 30 familias reales. El chef real Mark Flanagan liderará un equipo de catering de 30 personas y dijo que saben que “la pareja quiere que usemos toda la producción de temporada como sea posible en el menú y este buen clima reciente no está ayudando a eso”. 

Reuters

El chef agregó que la pareja ha estado involucrada “en cada detalle”. Como sabemos, Meghan es una “foodie” y tenía una web de estilo de vida en lo que comentaba sobre restaurantes y recetas.

Reuters

Sin entrar en detalles, Flanagan dijo que se para la ocasión se ha trabajado con espárragos, guisantes y tomates en temporada, proporcionando una gran cantidad de opciones para el chef.

Aparte, se celebrará una cena privada para 200 personas en la Fregmore House durante la tarde.