Por Lucas Rodríguez
27 septiembre, 2019

Quizás si nos aguantamos de robarnos la Navidad, esos pequeños corazones de dulce crezcan un par de centímetros.

Hay algunos personajes que por mucho tiempo que pase, nuevas historias sean contadas o nuevos medios aparezcan para reemplazar a los antiguos, nunca dejarán de ser conocidos y hacer sentido con las personas que los escuchan. Que varios de ellos vengan de la mano de la misma persona, un tal autor de cuentos para niños norteamericano llamado Dr. Seuss, nos hace pensar que quizás este hombre sabía algo que el resto ignoramos. Entre sus muchas creaciones podemos contar al Gato en el Sombrero, el Lorax y quizás a su personaje más icónico de todos, el Grinch. 

El peludo monstruo verde, cuyo único objetivo en la vida era compartir su odio y desprecio por todo lo que huela, suene o parezca a felicidad en el mundo, y que para llevar esto a cabo decidió robarse la navidad, ha pasado a la historia como un personaje icónico e inolvidable. Sin ir más lejos, cada vez que una persona actúa de manera amargada y pesimista, no pasarán muchos segundos antes que alguien lo tilde de Grinch.

Universal Pictures

Como el final del cuento nos muestra al Grinch aprendiendo a valorar la navidad, representado por ese increíble momento en que su corazón, un retorcido órgano olvidado en algún lugar de su pecho, crece tres centímetros luego de que su dueño aprendiera a ver lo bello y la dicha en el 24 de diciembre, la historia de este peludo y verde canalla se ha visto por siempre asociada a la llegada de la navidad. 

 

Nestlé tiene esto claro, por lo que decidió lanzar un producto nuevo para celebrar la historia del Grinch al mismo tiempo que abrimos regalos y comemos pavo. Se trata de unas galletas verde inspiradas en el Grinch.

Nestlé

Por sí no tienes buen ojo o no les diste el tiempo que se merecen (cinco minutos, por lo menos), las galletas del Grinch son verde y crujientes. Pero lo que más captura la vista, tiene que ser el corazón de dulce que están en el centro de ellas. Cada paquete de galletas incluye 20 de ellas, en forma de masa lista para meter al horno. 

Universal Pictures

No estamos seguros de si al momento de recibir el calor del horno, los corazones de las galletas crezcan tres centímetros igual que el de su dueño. Pero tampoco estamos diciendo que no vaya a ocurrir o que nos sorprendería sí ocurre. Es todo parte de la magia de la navidad.