Por Lucas Rodríguez
13 octubre, 2020

Bajo la guía e instrucción de su madre, Saanvi M Prajit de solo una década consiguió situarse en el libro de récords de la India. Pero lo importante, es que todo le quedó delicioso.

Dentro de los aspectos de la vida que requieren esfuerzo y habilidad, se ha instalado la máxima de que la velocidad es un indicador de talento. Ocurre muchísimo en la música, donde personas creen que personajes como el recientemente fallecido Eddie Van Halen era el mejor por lo rápido que tocaba, cuando los verdaderos expertos siempre destacaron el gusto y la variedad de sonidos con los que el eximio guitarrista tocaba. A fin de cuentas, se trata de la calidad de lo producido, no de la velocidad o frecuencia con lo que se lleva a cabo. 

El hito conseguido por una niña de la India nos puede hacer caer en este vicio. Saanvi M Prajit, de solo diez años de edad, se acaba de inscribir en el libro de récords de su país, con un logro de lo más notable. En solo una hora, consiguió prepara una cantidad enorme de platillos de comida.

PTi

En lo particular, fueron 33 platos los que consideró preparar en solo 60 minutos. La niña ocupó esa capacidad de concentración de la que solo los niños son capaces para dar con este impresionante logro.

Los padres de la chica estaban completamente felices. Pero lo que se ha preocuparon de destacar cuando hablaron con India Times, es que no solo se trata de la variedad: si nos concentramos en un solo plato, especialmente uno que no requiera demasiada habilidad, podemos preparar muchísimos en poco tiempo. La niña, en cambio, preparó una enorme variedad. Y según sus padres, todos estaban exquisitos. 

PTi

Esto fue lo que hizo que el logro de la niña fuera tan destacado. Saanvi M Prajit sabe una variedad enorme de platillos, que le sirvieron para dar no solo con una docena de menús distintos, sino que además una enorme variedad dentro de recetas tradicionales o en las que ya creíamos haberlo visto todo.

PTi

La pequeña sacó la inspiración de quienes la trajeron a la tierra. Su padre es un comandante de la fuerza aérea India, un hombre de valor y atrevimiento. Pero la fundamental es su madre, una cocinera profesional que además consiguió ser finalista de un programa de cocina de la televisión local. De ella aprendió no solo la manera de mezclar los aliños y dar sabor a sus platos, sino que también la paciencia y la tenacidad para seguir las recetas, y también, darles un giro cuando fuera necesario.