Por Antonio Rosselot
3 junio, 2020

Mientras algunos niños molestan todos los días a sus padres para pedirles juguetes, el pequeño Danish Izzudin (Malasia) decidió seguir los pasos de su madre y vender jugo de mango para ahorrar y comprarse él mismo su deseada PS4. El negocio ha sido un éxito: Danish tiene muchos pedidos y despacha a toda Malasia.

Seguramente todos nosotros conocemos el concepto del “niño pedigüeño”: cómprame esto, cómprame lo otro, etc. Generalmente el objeto deseado son los juguetes y las consolas, pero claro, la decisión final corre por cuenta de los padres, que en gran mayoría de los casos lo condicionan a un buen comportamiento o altas calificaciones a fin de año.

Pero este pequeño de 10 años usó su ansiedad como algo positivo y comenzó su propio emprendimiento para comprarse él mismo una Playstation 4. ¿Cómo? Vendiendo jugo fresco de mango en las calles de su natal Puchong (Malasia).

FB: Sally Nur Dinie

Danish Izzudin le pidió —como todo niño de 10 años— la consola a sus padres, pero éstos le dijeron que sólo se la comprarían si terminaba el año como el primero de su clase en la escuela.

El chico fue realista y, sabiendo que eso no iba a ser posible, decidió buscar otras alternativas para comprarse la consola de sus sueños. Su padre le dio la idea de vender jugos de mango para juntar dinero tomando a su madre como inspiración, quien vende un alimento típico llamado jeruk mangga —mango en escabeche con azúcar—.

FB: Sally Nur Dinie

Sally Nur Dinie, hermana mayor de Danish, lo ayudó a montar su negocio y promocionarlo en Facebook y Twitter. El trabajo dio frutos y el negocio prosperó rápidamente: en poco tiempo, comenzaron a recibir pedidos incluso desde otras partes del país, y de hasta 100 botellas por orden.

“Entré en shock porque muchos malayos estaba dispuestos a apoyar el negocio de mi hermano, a pesar de que estamos todos pasando por esta fase de aislamiento. Les deseo mucha salud y seguridad, muchas gracias”

Sally Nur Dinie a mStar

Danish pela los mangos y los tritura él mismo para hacerlos jugo, luego los embotella y los despacha con empresas de encomienda a distintos destinos de Malasia. Por lo tanto, tienen un distintivo sello de originalidad.

FB: Sally Nur Dinie

El negocio del pequeño ha ganado muchos seguidores que le compran constantemente, inspirados por la fuerza de voluntad del pequeño Danish. ¡Ojalá pueda comprar pronto su PS4!