Por Camilo Morales
22 febrero, 2021

Al ver a su familia complicada con los ingresos debido a la pandemia de coronavirus, Nong Weir agarró una cocina eléctrica que le regalaron sus padres, aprendió las recetas y ahora es su propio jefe.

La pandemia de COVID-19 ha obligado a las personas a tener que buscar alternativas al momento de llevar el sustento a sus casas. Esto porque hay muchos quienes perdieron sus trabajos que estaban relacionados con actividades que durante la crisis sanitaria puedan significar un riesgo de contagio, como restaurantes, cines, lugares de eventos, bares, entre otros. 

Y eso ha sido complicado para muchas personas y familias, a tal punto que a veces son los niños quienes también quieren ayudar. Ese es el caso de Nong Weir, un niño de 9 años que sorprendió al mundo al poner su puesto propio de crepes, en Tailandia.

Pixabay

Según informó el medio Khaosod Online, el niño comenzó ayudando a su cuñado Sattaya Kham a vender en el mercado en su puesto de arroz. Con el pasar del tiempo, Nong siempre se interesó en abrir su propio negocio.

Khaosod Online

Fue así como sucedió la pandemia de coronavirus, que afectó económicamente a gran parte de su familia, por lo que el niño se decidió a crear su tienda de crepes propia, en la que él fuera su propio jefe. De esta forma, lleva parte de sus ingresos a sus padres, para ayudarles a pasar el mal momento.

Khaosod Online

Lo curioso es que el niño no aprendió a hacer crepes de algún maestro o un familiar, sino que de una forma que es cada vez masiva en estos tiempos: a través de tutoriales de YouTube. Fue así como sus padres le regalaron una cocina eléctrica la cual tiene en su puesto del mercado y así poder cocinar sus crepes.

Su cuñado contó que Nong va a vender todos los sábados y domingos de forma sagrada, cada semana. Incluso, trabaja cuando sale de vacaciones en la escuela. Gracias a su talento y persistencia ha logrado captar a una gran cantidad de público.