Por Lucas Rodríguez
8 agosto, 2019

El llamado del pequeño de 5 años al 911 lo podría haber metido en problemas, pero los agentes policiales se lo tomaron con humor: incluso comieron uno que otro pedazo.

Tengamos hambre o no, solo escuchar la palabra pizza nos puede hacer agua la boca. Disparar por los confines de nuestra imaginación la imagen del queso derretido, salsa de tomate y otros ingredientes descansando con calma sobre la suave masa, es algo que puede resultar despiadadamente cruel si es que no ahogamos ese antojo a la brevedad. De ahí que muchas marcas de pizza ofrezcan servicios de entrega a domicilio, para que no tengamos que pasar un segundo demás sin empezar a cortar un slice y llevarlo hacia nuestras expectantes bocas. 

Pixabay

Por mucho que todos estemos de acuerdo en que sentir el antojo de una pizza puede ser algo muy difícil de controlar, hay algunos canales de comunicación que deben ser respetados. Quizás el más claro ejemplo son los números de contacto de emergencias, como el famoso 911 de Estados Unidos. Este servicio está reservado solo para las emergencias. Conectad directamente con las fuerzas del orden y la justicia, quienes intentarán responder lo antes posible. 

Lo que nadie se esperaba, es que fueran tan eficientes para su trabajo, que también fueran capaces de convertirse en los mejores repartidores del mundo.

@sanfordpolice

La fuerza de policía de Sanford, en Florida, tuvo una oportunidad para demostrar no solo su rápida respuesta a los problemas de su comunidad, sino que también su sentido del humor y aprecio por la cocina de origen italiano. Al recibir un llamado donde una débil voz infantil les decía «quiero una pizza, por favor», los oficiales quedaron muy confundidos. Llamando de regreso al número, dieron con la hermana mayor de Manny Beshara, el niño de 5 años que acababa de llamar al número de emergencias para ordenar una pizza. 

Ella creyó que se les venían encima una serie de multas. A los pocos minutos escuchó que golpeaban a su puerta. Fue a abrir mortificada. Ver a los oficiales con la caja de pizza en sus manos, una sonrisa en sus labios, la dejó estupefacta. Manny en cambio, corrió a recibir su pedido.

WKMG News 6 ClickOrlando

Mientras compartían la deliciosa pizza con Manny, los oficiales aprovecharon para explicarle con gentileza cuál es el verdadero uso del 911. Teniendo en cuenta que ahora tendrá su lección asociada a un gran recuerdo, damos por hecho que el niño tendrá más que clara su lección. Y cómo no, también se llevará una muy buena impresión de sus autoridades locales. 

Youtube: Inside Edition

Ahora, si debemos poner o no una línea de emergencia para cuando alguien requiera una pizza, es una pregunta qué no sabemos cómo no ha recibido una respuesta antes.