Por Antonio Rosselot
4 mayo, 2020

Mauricio Becerra, oriundo de Puebla (México), demostró que su corazón es realmente grande: como vio que varios quedaron sin empleo ni salarios por el COVID-19, decidió ir casa por casa y pidió aportes a sus vecinos para ayudar a quienes más han sufrido en este tiempo.

Les presentamos a Mauricio Becerra, un chico de 8 años oriundo de Puebla (México), que como buen boy scout decidió ayudar a los más necesitados de su comunidad haciendo un enorme donativo de arroz y frijoles.

YouTube

El pequeño, miembro de la Asociación de Scouts de México, comenzó con esta iniciativa hace dos meses, cuando se dio cuenta de que el coronavirus estaba causando estragos en las empresas y haciendo que mucha gente perdiera su empleo y sus salarios.

Junto a su familia, Mauricio fue casa por casa visitando a todas las familias poblanas pidiendo que donaran un kilo de alguno de los alimentos mencionados antes. Al cabo de un buen rato de arduo trabajo, el pequeño logró recolectar la friolera de 534 kilos de arroz y frijoles, los que fueron destinados al Banco de Alimentos Cáritas de Puebla.

YouTube

“Me sentí muy emocionado y contento sabiendo que ayudé a muchas personas que se quedaron sin trabajo por el coronavirus”.

Mauricio Becerra

El pequeño publicó un video en YouTube donde explica su iniciativa, con la ingenuidad y la pureza propias de un chico de 8 años. Rodeado de bolsas de alimento, Mauricio agradece a todos los que le dieron aportes para tratar de remediar la situación de las personas afectadas.

Además, muestra el momento en que la gente del banco de alimentos llega a su casa para llevarse todo. Mauricio está visiblemente emocionado por ver materializado su aporte y hace todo lo posible para ayudar a los encargados a cargar el camión, junto a sus amigos scouts.

Un gesto como el de Mauricio puede inspirar a muchos a que hagan donaciones a su banco de alimentos más cercano; somos privilegiados y no podemos pasar por alto el hecho de que hay gente que está sufriendo muchísimo.