Por Leonardo Granadillo
4 septiembre, 2019

Con ayuda de su madre Jackie Quezada, Aiden (de 6 años) y Chloe (de 4 años) arrancaron un emprendimiento vendiendo papas fritas saludables. Ya han ganado $560 dólares americanos, y han donado $460.

El poder de los niños puede sobrepasar al de los adultos fácilmente. En ocasiones los subestimamos, pero dentro de su inocencia hay un nivel de bondad que por todas nuestras malas experiencias, todo lo que hemos vivido, nos cuesta comprender. En estos casos (en la medida de lo posible y si es que está a nuestro alcance) no nos queda otra más que apoyar.

Aiden (de solo 6 años) y su hermanita Chloe Quezada (4 años) han comenzado un emprendimiento, con apoyo de su madre Jackie Quezada han iniciado todo un negocio vendiendo papas fritas, con la única intención de recaudar dinero para comprar materiales escolares y regalarlos a sus compañeros de escuela.

ABC News

Jackie compra en línea las patatas de molinillo y ellos las sazonan, su madre los ayuda a freírlas con aceite de canola orgánico para su posterior venta, es decir, son bastante sanas. Ofrecen de chile-limón y canela, las empacas en bolsas y las venden desde 1 dolar hasta los 5 dólares.

ABC News

Por ahora, los chicos han logrado reunir 560 dólares, los cuales 460 son de ganancias netas. En agosto destinaron $130 a una idea llamada Stuff the bus, un evento que recolectó útiles para repartirlos a los más necesitados.

ABC News

Irán a la Escuela Primaria Sibley para sus compañeros, en Albert Lea Minnesota (Estados Unidos), ahora también quieren recolectar otros artículos para también ayudar a los profesores. Su madre está muy orgullosa de sus retoños y los apoya en todo lo que puede, sin dudas, son los emprendedores más hermosos que he visto y ojalá tengan mucho éxito en sus clases y en su negocio.