Por Javiera Oliden
10 agosto, 2017

De hecho no es una, sino dos.

Cada vez que abro una bolsa de papas fritas, pienso lo mismo: la compañía quiere hacer que compre más y por eso me da la bolsa medio vacía. Y paso la rabia comiendo las pocas papas que vienen en dicha bolsa. Pero resulta que no era avaricia capitalista lo que las hace traer tanto aire; hay dos razones y como detalla Reader’s Digest son positivas.

Por un lado, el espacio extra funciona como “amortiguación”, evitando que todas tus papas sean solo polvo cuando abras la bolsa.

Por eso las papas que vienen en tubo tienen menos aire.

Por otro lado, ese espacio ayuda a preservar tus papas frescas y crujientes por más tiempo.

Esto porque lo que contienen no es aire, en si, si no que nitrógeno. A diferencia del oxígeno, que deteriora los alimentos, el nitrógeno prolonga su vida útil.

Aún así, nunca tendré suficientes papas, ¿y tú?