Por Luis Aranguren
9 diciembre, 2021

Atención al público no es sinónimo de soportar malos tratos. Muchos comentan que merece una gran propina.

Trabajar en atención al cliente no es tan fácil como muchos piensan, si bien hay un gran alivio en lo que a la propina se refiere, hay que lidiar con todo tipo de personas. Lo cierto, es que algunos no son tan amables como quisiéramos y tal vez crean que porque los atendemos, estamos a su servicio como si de esclavos se tratara.

Pues una mesera decidió no aguantar esa situación y el valiente momento quedó grabado en TikTok, donde se ha hecho muy popular.

TikTok / Louiscozz

En el video publicado por el usuario @Louiscozz, se ve a una mujer cansada, discutiendo con alguien que al parecer había sido grosero con ella. Tanto que entre sus reclamos, la trabajadora le dice: “¡No me vas a llamar perra! No vas a llamar a la gente lesbiana y tampoco, vas a mirar a las niñas menores de edad”.

El hombre, quien probablemente no se esperaba esa reacción queda atónito ante los reclamos públicos que esta mujer le estaba haciendo.

TikTok / Louiscozz

Antes de irse, la mesera le dice al hombre que merece estar encerrado en prisión, a lo que los clientes comienzan a aplaudir por su valentía.

Por supuesto, los comentarios están a su favor y exigen a las personas ser más amables con todos los que los atienden, pues hacen un duro trabajo. Al parecer, este señor tiene un duro trato con las mujeres, por lo que le pidió que por favor se fuera.

TikTok / Louiscozz

Esta son la clase de problemas a los que se enfrentan a diario estas personas y cabe resaltar, que no siempre cuentan con el apoyo de sus jefes al momento de defenderse.

TikTok / Louiscozz

Con la famosa frase: “El cliente siempre tiene la razón”, suelen descontar dinero de los trabajadores y los verdaderos culpables salen impunes. Esperemos que sea una lección para aquellos que creen que pueden tratar mal a las personas durante su trabajo, queda claro que no siempre se saldrán con la suya.

Esta mesera se merece una gran propina, no solo por dar un buen servicio, sino también por proteger al resto de sus clientes y su integridad de abusos.