Por Catalina Maldonado
18 noviembre, 2021

El reconocido cocinero turco sigue en el centro de la polémica, porque luego de ser acusado de dar miserables sueldos y no pagar horas extras, ahora trabajadores de su restaurante han sido víctimas de discriminación y malos tratos, que llegaron incluso hasta agresiones físicas por parte de la gerencia.

Nusret Gökçe, apodado Salt Bae​, se ha vuelto toda una tendencia en el mundo por su particular forma de agregar sal mientras esta corre por su antebrazo y codos. Sin embargo, más allá de sus apariciones en alfombras rojas y sus restaurante en todo el mundo, el cocinero está siendo acusado por malas condiciones laborales al punto de recibir demandas.

Resulta que, luego de que se diera a conocer los bajos sueldos y el nulo pago de horas extras, ahora dos trabajadores han apuntado haber vivido nefastas situaciones mientras trabajaron en uno de los locales de Salt Bae en Nueva York.

Getty Images

Como sabemos, el cocinero es de origen turco y su comida corresponde a sus raíces, algo que también ha querido conservar al momento de contratar a sus empleados. Esta decisión se convirtió en una pesadilla para dos cocineros que no eran de origen turco.

A través de una demanda por $500,000 cada uno, los empleados explican que fueron tratados de manera diferente porque no eran turcos, además de mencionar otros incidentes en los que afirman haber sido maltratados físicamente.

Nusr-Et

Angelo Maher es el primer denunciante, quien comenzó a trabajar en Nusr-Et en 2018 como camarero cuando comenzaron a ocurrir las primeras irregularidades: los miembros del personal que no eran turcos no fueron informados de la división de propinas y tuvieron que renunciar a ella.

Según Maher, esta diferencia entre turcos y no turcos ocurría en todo orden de cosas, donde los primeros recibían un trato más favorable y eran protegidos por el personal superior, independiente de su desempeño o servicio. Tanto así, que en oportunidades se le obligó a pagar los errores de pedidos de su propio bolsillo, mientras que a los miembros del personal turco no.

PA

La demanda también incluía mentiras que debían decir los empleados acerca de la comida. Según se expone, los camareros debían decir que la comida era halal, “a pesar de que esta afirmación no era cierta”. 

Si bien planteó sus inquietudes a Recursos Humanos para mejorar las cosas, afirma que lo trasladaron a la parte menos lucrativa de las instalaciones y recibió menos sueldo por ello.

Finalmente, se agrega que fue maltratado físicamente por el personal, incluido un presunto incidente donde el gerente lo abofeteó. Fue despedido en marzo de 2020.

Tripadvisor

La segunda demandante, Elizabeth Cruz, dice que —además de ser discriminada por no ser turca—, fue sexualizada luego de que le indicaran que se cambiara a “una falda corta, tacones altos y una blusa reveladora”. Algo que apoyó describiendo que un miembro del personal le dijo: “Mi esposa es dominicana, sé cómo son ustedes las mujeres”.

La demanda afirma que el miembro del personal estaba “sugiriendo que la Sra. Cruz era sexualmente promiscua debido a su herencia”.

Si bien Cruz quería volver a usar un uniforme normal porque se sentía degradada, luego fue despedida unos días después.

Nuevos antecedentes que dejan mal posicionado a Salt Bae.