Por Antonio Rosselot
14 septiembre, 2021

Kevin Kumala volvió a su Bali natal después de diez años y le impactó la cantidad de basura en las playas, así que decidió combatir la contaminación de una manera muy inteligente ♻️

Lamentablemente, ya estamos habituados a encontrar basura en las costas de nuestro planeta. La poca conciencia que tienen los humanos resulta en que dejan desechos tóxicos, plásticos y todo tipo de escombros en el agua, dañando el ecosistema marino y, a su vez, afectando por completo la vida de las especies que habitan los océanos: se dice que más de un 70% de la Tierra es agua, por lo que es un recurso que debe cuidarse.

En este caso, el joven emprendedor indonesio Kevin Kumala dio con una innovadora medida para reducir la contaminación marina a base de plásticos. Después de diez años viviendo en Estados Unidos, regresó a su Bali natal y quedó negativamente impresionado por la excesiva contaminación de las playas, que alguna vez fueron el paraíso en la Tierra.

Avani Eco

Por eso mismo Kumala, biólogo de profesión, inició un proyecto para producir bolsas biodegradables hechas a partir de almidón de yuca, las cuales pueden ser alimento para los peces en caso de que terminen en el océano. El objetivo de esta medida es encontrar una forma de que la gente utilice menos plástico e incorpore hábitos de reciclaje, ya que las bolsas de plástico tradicionales tardan hasta 300 años en biodegradarse.

Avani Eco

Kevin aprovechó los recursos naturales de la zona para crear sus bolsas especiales: la yuca, tubérculo similar al camote y la papa, es una planta que abunda en Indonesia, y cada año se cultivan más de 25 millones de toneladas de este ejemplar. En cuanto al proceso de creación de estas bolsas, Kumala utilizó el almidón de yuca y copió el proceso que se hace para fabricar las bolsas tradicionales de plástico, las que usan petróleo como base.

Avani Eco

En cuanto al precio de estas bolsas, su valor es de cinco céntimos de dólar. Si bien es considerablemente más cara que las bolsas normales, vale la pena hacer la inversión para cuidar al planeta. Las ventajas de las bolsas de almidón de yuca es que pueden convertirse en compost en un máximo de 100 días, y en agua caliente se disuelven de manera inmediata.

¡Ahora sólo falta que las masifiquen y las traigan a América!