Por Gabriela Medina
10 Agosto, 2017

Es un tipo de dolor de cabeza como la migraña.

El helado es uno de esos dulces que después de un día difícil y largo te reconforta. Cuando llegas a las lo primero que quieres hacer es abrir el envase y devorarlo, pero en ese momento ocurre algo muy fastidioso, si lo comemos muy rápido nos da un repentino e irritante dolor de cabeza y de verdad arruina nuestra experiencia con el helado.

¿Te has preguntado por qué ocurre esto?, te lo contamos.

La pagina web HuffPost explica que ese dolor que ocurre se llama cefalea por estímulos fríos y es un tipo de dolor de cabeza como la migraña pero pasajero. Cuando se bebe o come algo frío, como el helado, cambia la temperatura en la parte posterior de la garganta, donde se encuentra la unión de la arteria carótida interna y la arteria cerebral anterior. La arteria carótida interna alimenta sangre al cerebro y la arteria cerebral anterior es donde comienza el tejido cerebral. Es decir, está lleno de vasos sanguíneos. El cambio de temperatura causa una dilatación y contracción de los vasos, y esta es la razón por la que se siente dolor.

Para prevenir esta irritante sensación la solución es realmente simple no tienes que tomarte ningún medicamento. La página web HealthLine, indica que simplemente presionas la lengua en el paladar y ese calor se transferirá a los senos detrás de la nariz, que calentará entonces los nervios que causan la congelación del cerebro.

“¿Eso es todo?”

O simplemente deja de comer como desesperado el pote de helado.

¿Cada vez que comes helado te pasa esto? Cuéntanos.