Por Gabriela Medina
8 agosto, 2017

Puede durar hasta 6 meses.

La historia siempre es la misma, vas a la panadería ves esos hermosos panes dorados, crujientes y frescos. Con tanta tentación terminas comprando muchos y de todo tipo pero no te puedes comer todo lo que adquiriste en un día. Entonces, tus panes ya a al día siguiente perdieron lo crujiente y se empiezan a poner viejos. Es frustrante, pero al parecer la página web Pop Sugar, encontró la solución.

“Yo. Amo. El pan”

Para mantener tu pan fresco la respuesta siempre estuvo en la casa. Si metes tu pedazo recién comprado u horneado al congelador se mantendrá como nuevo cuando lo calientes o tuestes.

Pop Sugar explica paso a paso como se debe guardar:

1. En 24 horas (máximo) corta el pan y coloque en una bandeja que tenga papel pergamino


2. Organiza las rodajas en una capa en la parte superior de la misma


3. Coloca en el congelador, de manera descubierta

El papel evitará que la miga del pan se adhiera a la sartén, y la otra capa evitará que las rodajas se congelen pegadas entre sí.


4. Una vez que las rebanadas de pan estén congeladas, transfiérelas a una bolsa con cierre hermético, quitando tanto aire de la bolsa como sea posible

Pop Sugar asegura que la textura del pan será alrededor del 95 por ciento tan buena como el pan recién hecho y mucho mejor que el pan del segundo día. Además afirman que puede durar hasta 6 meses guardado en la nevera.

¿Ya conocías este truco?