Por Lucas Rodríguez
26 octubre, 2020

Ayudado por un conocido restaurant especializado en pollo, Jason busca juntar el dinero para adquirir la camioneta van que sus adorados hijos necesitan. Ya han reunido 30 mil dólares.

Si hiciéramos una búsqueda de la actividad que más satisfacción nos puede dar a las personas, una en la que comeremos deliciosa comida, cuyas ganancias irán a ayudar a personas en situaciones desesperadas, de seguro que es la primera en la lista. No solo saldremos de esa noche con el estómago lleno, sino que también nos sentiremos llenos de dicha por haber colaborado con una bonita causa. Podríamos decir que ese es el máximo objetivo de la vida: mantener lejos el hambre, al mismo tiempo que mantenemos nuestra alma bien alimentada. 

Eso era lo que tenía en mente Jason Tuttle, el padre de dos chicos adolescentes. Dado que Sam, de 12 años, y Zachary, de 13, tienen discapacidades cognitivas, su padre y su madre deben dedicar tiempo extra a cuidar de ellos. Los dos niños dependen de sillas de ruedas para transportarse, así como una serie de otros tratamientos y cuidados que no salen nada de baratos. 

11 Alive News

Jason y su mujer trabajan cada minuto que no dedican a cuidar y consentir a sus queridos hijos. Pero incluso bajo ese régimen de esfuerzo y dedicación, las cosas no siempre resultan como uno esperaba.

11 Alive News

Por esto fue que Jason comenzó a pedir ayuda a algún lugar que le pudiera ayudar a expandir su alcance. Quienes lo escucharon fue una cadena de pollos fritos, especializada en las deliciosa alitas barbecue. La cadena H.J. Wings and Things de Newnan, se ofrecieron a prestarle no solo uno de sus restaurantes, sino que a donar para su caridad una parte importante de las ganancias que generen vendiendo la especialidad de la casa.

11 Alive News

La primera de estas ayudas lo llevó a adquirir unas sillas de ruedas especializadas. El problema, es que estas apenas caben en el coche familiar. Pero esto no fue problemas para los dueños de las alitas:

“Aun estoy tratando de acostumbrarme a lo que ocurrió. Son personas de aquí y allá, que simplemente decidieron ayudarnos.”

–Jason Tuttle para 11 Alive News

@meat_with

La verdad es que no necesitamos una razón para salir a devorar unas alitas de pollo, pero si además escuchamos que van para una buena causa, no dejaremos un solo resto de carne en esos huesos.

11 Alive News

La campaña de Jason apuntó a reunir la cifra de 60 mil dólares. Hasta el momento, lleva la mitad de ese número. Teniendo en cuenta la buena alianza que hizo con los vendedores de pollo, esto no debería demorarse demasiado en subir.