Por Antonio Rosselot
23 octubre, 2020

Actualmente, el hombre vive en la urbe de Selangor (Malasia) y, si bien su negocio ha subido en popularidad, aún no tiene un hogar y debe dormir de allegado en un colchón junto a sus niñas de 6 y 10 años.

Nuestro planeta está lleno de historias de inspiración que nos tocan en lo más profundo y nos hacen empatizar con quienes las protagonizan, sobre todo en estos difíciles tiempos de pandemia.

Dicho esto, los invitamos a conocer la historia de un hombre oriundo de Johor Bahru, en el sur de Malasia, que recientemente se vio en la necesidad de mudarse a la ciudad de Selangor (cerca de Kuala Lumpur, la capital) para seguir con su negocio de comida al paso.

FB: Lucas Onexox Dealer

El hombre, de quien aún no conocemos el nombre, es padre soltero y debe mantener a dos niñas —de 6 y 10 años— por sus propios medios, sin tener una pareja que lo acompañe. Por lo mismo, a comienzos de junio abrió un pequeño puesto de café y desayunos en su ciudad natal, cosa de proveer para la familia.

Sin embargo, tras dos meses vendiendo you tiao —algo así como los churros malayos—, el hombre aún no lograba hacer cuadrar el dinero y, en una importante decisión, se llevó a sus hijas consigo a vivir a Selangor, con la intención de ganar más dinero en un lugar más grande.

FB: Lucas Onexox Dealer

Actualmente tiene su propio puesto en la ciudad, pero una imagen publicada hace poco deja entrever que las cosas aún no mejoran del todo. En la foto se puede leer un cartel que señala: “Somos ‘Hao Ba You Tiao’. Acabo de llegar desde Johor Bahru y no tengo una casa donde vivir. Debo alquilar una. ¿Me puedes ayudar?”.

La foto fue subida a Facebook por el usuario Lucas Onexox Dealer, acompañada de un comentario que indica que el hombre vende yau char kwai, donas de cinco especias, donas de pasta de frijol rojo y donas de sésamo, cada una por un precio de 1 ringgit malayo —poco más de 0,2 céntimos de dólar—.

“No es fácil para un hombre cuidar de dos hijas. La actual pandemia de COVID-19 ha empeorado las cosas: no tiene ingresos y sus bolsillos están vacíos. Los adultos pueden elegir no comer, pero los niños no. ¡Por favor, ayuden al negocio del hombre!”

Lucas Onexox Dealer en Facebook

FB: Lucas Onexox Dealer

Muchos cibernautas reaccionaron con admiración en las redes sociales, sobre todo los locales, quienes manifestaron su intención de visitar al hombre y comprarle su producto. “Admiro su dedicación y su actitud de nunca rendirse. Por lo menos está trabajando para ganarse la vida de forma honesta”, comentó una usuaria.

En tanto, otro destacó que al hombre no le interesa ser objeto de caridad, sino que su negocio sea apoyado por la comunidad.

“No está pidiendo donaciones. Simplemente le está pidiendo a todos que lo apoyen y compren ‘yau char kwai’ cuando estén libres. Tiene un carácter muy fuerte”.

John Tronh en Facebook

Esperamos que este hombre pueda salir adelante por el bien de sus dos hijas, y celebramos su valentía a la hora de encarar los obstáculos que le ha planteado la vida.

¡Es un lindo ejemplo de superación y esfuerzo!