Por Pamela Silva
23 agosto, 2019

La pequeña de año y medio pesaba 4.9 kilos, no hablaba, no podía gatear ni sentarse. Su cuerpo era como el de una bebé de tres meses.

Antes de decir cualquier cosa, hay que explicar que seguir una dieta vegetariana o vegana no tiene nada de malo para la salud -de hecho, posiblemente es todo lo contrario-. Pero no es llegar y hacerlo, hay que tomar vitaminas si se decide eliminar la carne y productos de origen animal, y siempre es bueno acompañarse del consejo médico.

Si siguen las indicaciones como corresponde, nadie debería tener problema alguno de salud con una dieta vegetariana o vegana, pero si no lo hacen pueden tener graves problemas. Una pareja de Australia describió esto de la peor forma posible.

Hacían que su hija de año y medio siguiese una estricta dieta vegana, lo que le provocó una severa desnutrición y que le quitaran la custodia de ella y sus dos hermanos.

Shutterstock

Este caso sucedió en 2018, cuando los padres llamaron a una ambulancia porque su hija de 19 meses sufría convulsiones. Al asistirla, los médicos descubrieron que la pequeña sufría un severo caso de desnutrición.

De hecho, a pesar de tener un año y medio, la niña tenía el cuerpo de una bebé de tres meses. No caminaba, ni siquiera gateaba y necesitaba ayuda para sentarse.

Pesaba solo 4.9 kilos, padecía una enfermedad en los huesos que le provocaba pequeñas fracturas, tenía poco tono muscular, los labios azules, bajos niveles de calcio, hierro y azúcar. Además, sus piernas estaban muy hinchadas por la acumulación de líquido, no tenía dientes y no hablaba.

Shutterstock

Después de ser interrogados por los doctores -y mentir en un comienzo-, los padres confesaron que la pequeña solo comía vena, patatas, arroz, tofo, pan, mantequilla de maní, bebida de arroz y en algunas ocasiones, frutas. Por supuesto, tampoco tomaba suplementos nutricionales ni había ido a sus controles médicos.

Tampoco estaba vacunada, al igual que sus dos hermanos mayores de seis y cuatro años. Quienes si bien no estaban tan desnutridos como ella, sí eran mucho más pequeño de lo que deberían a su edad.

La jueza que vio el caso decidió quitarle la tutela a la pareja de 30 años de sus tres hijos, quienes ahora viven junto a familiares que los someten a constantes tratamientos médicos para solucionar los problemas médicos que seguir una dieta vegana les provocó.

Shutterstock

Actualmente, los padres de los pequeños están separados y aseguran que están arrepentidos, así que toman clases de nutrición y crianza para poder volver a reconectar con sus hijos.