Por Catalina Maldonado
12 noviembre, 2020

Con muchas personas con discapacidades luchando por encontrar trabajo —y siendo rechazados por empresas— este negocio local les ofrece la oportunidad de obtener éxito y un trabajo fijo.

A pesar de que muchas veces estemos en presencia de situaciones injustas o de discriminaciones injustificadas, siempre existirán personas que nos devuelvan la fe y creamos que es necesario vivir en un mundo más inclusivo donde todos puedan alcanzar las mismas oportunidades.

Ante esta mirada, muchos adultos con discapacidades luchan en todo el mundo por encontrar un trabajo, y si bien hay muchas empresas que no están dispuestas a darles una oportunidad, una panadería en Estados Unidos da el ejemplo por ofrecer maravillosas oportunidades para ellos.

Facebook South Fork Bakery

Con la propuesta de un empleo fijo para personas con autismo y necesidades especiales, Shirley Ruch fundó la panadería “South Fork” en 2016 y que se ubica en Long Island, Nueva York. Allí ofrecen productos deliciosos y trabajos justos.

Su fundadora ha estado trabajando con niños con autismo hace más de 30 años, y fue allí donde notó que, una vez que terminan la escuela o la universidad, encontrar un trabajo es realmente complicado para ellos. Por eso nace la idea de crear este espacio y generar empleos.

Facebook South Fork Bakery

Shirley comenta que personas con discapacidades son excelentes empleados y solo los apoya con orientación, que se traduce en ubicarlos en el puesto que mejor se adapte a ellos, ya sea distribuyendo masa o vendiendo galletas, entre otras labores.

Facebook South Fork Bakery

Además de adquirir valiosas habilidades laborales, los empleados se unen a una comunidad que promueve la aceptación y la amistad. “Todos tenemos diferentes discapacidades o que tienen diferentes problemas o desafíos,” cuenta la empleada, Sasha Gracia. “Aprendemos mucho, aprendemos a hornear, aprendemos a cocinar y aprendemos a cooperar juntos en un solo lugar de trabajo”.

Facebook South Fork Bakery

Para Shirley saber que luego sus empleados logran encontrar otros empleos, “es el regalo que devuelve”. Y sin duda, ella le da la bienvenida a cada persona que va a postular para trabajar en su panadería pues “con buena comunicación, puedes encontrar cosas que pueden ser muy productivas en tu negocio”.

¡Una misión muy noble la de esta panadería!