Por Camilo Morales
25 marzo, 2021

Manuel Gomes Ferreira pensó en esta iniciativa porque “en la pandemia, mucha gente está quebrada y deja de comer para pagar una factura que llega a casa”.

Con la pandemia de COVID-19 las cosas se han puesto cada vez más difíciles para las personas, incluso aún peor para aquellos que tenían que sortear la vida durmiendo en la calle, sin refugio ni techo. Es por eso que algunos negocios han decidido, a pesar de las malas condiciones económicas, tender una mano para aquellos que más lo necesitan. 

Reuters/Henry Romero

Eso fue lo que hizo una panadería en Santos, Brasil, quienes decidieron donar panes para aquellas personas que no tengan el dinero suficiente para pagar y que estén pasando hambre en medio de este complejo presente que vive el mundo entero.

Se trata de Manuel Gomes Ferreira, dueño del establecimiento, quien tuvo la idea de la solidaria iniciativa que permitirá aportar un grano de arena durante la pandemia de coronavirus. Según informó el medio brasileño Razoes Para Acreditar, Manuel había donado algunos panes para establecimientos que tuvieron que cerrar al inicio de la crisis sanitaria. 

Manuel Gomes Ferreira

Sin embargo, tras el fracaso económico de esos negocios debido a las medidas de confinamiento y de distanciamiento social, Manuel quiso cambiar el destino de esos panes y decidió donarlos a aquellos que viven en la calle o que no puedan pagar por sus alimentos. 

En la pandemia, mucha gente está quebrada y deja de comer para pagar una factura que llega a casa“, detalló Manuel.

Manuel Gomes Ferreira

De esta forma, tomó los panes y los puso en bolsas que colgó fuera de su negocio. Ahí puso un cartel que decía: “Si no tiene dinero saque de aquí una bolsa de pan“. Según Razoes Para Acreditar, Manuel dijo estar muy feliz cuando ve venir a alguien y “recoger un saco de pan, lo que marcará la diferencia en su día. Es fantástico“.

La noticia voló tan rápido por la ciudad que incluso llegaron clientes de otras ciudades, animados por la solidaria acción del negocio de Manuel Ferreira. Una generosidad que es a prueba de todo, incluso de una pandemia mundial.