Por Catalina Maldonado
30 julio, 2021

“Eres una persona especial para muchos”, le dijeron el resto de los empleados a Otávio cuando le pasaron su nuevo teléfono. Por su parte, el panadero dijo “quedarse sin palabras” tras el gesto, luego de también haber sido agredido durante el robo de su celular.

Cuando estamos en un ambiente laboral positivo y donde dan ganas de ir a trabajar, ocurren actos dignos de valorar, pues los que son colegas, pasan a ser verdaderos amigos, e incluso hasta familia. Eso le ha ocurrido al panadero Octávio con sus compañeros de trabajo. 

Hace unos días, este hombre fue víctima de un cobarde asalto y agresiones cuando se dirigía a la panadería donde trabaja. Pero además del mal rato, los delincuentes consiguieron quitarle su teléfono inteligente que con tanto esfuerzo había comprado.

Padaria Guinza

Al llegar a la panadería, por supuesto, les contó lo sucedido a sus compañeros como quien cuenta una anécdota. Lo que Otávio jamás esperó, es que todos sus colegas decidieran unirse y devolverle aquello que le quitaron de las manos: su celular. 

A través de una colecta entre todos, juntaron el dinero suficiente y le compraron un teléfono nuevo, donde además aprovecharon de rendirle un simple pero emotivo homenaje por el gran hombre que es para ellos. 

Padaria Guinza

En el video compartido por Padaria Guinza —lugar donde trabajan—, se puede ver a todos los empleados del lugar reunidos en torno a Otávio para darle la gran sorpresa:

“Ayer tuvimos la triste noticia de lo que te había pasado. Nuestra mañana no fue la misma. Una mañana que trajo mucha tristeza a todos. Pero gracias a Dios salió bien: muchos no tuvieron tanta suerte”, comenzó diciendo un colega.

Padaria Guinza

“Este pequeño homenaje es para demostrar cuánto te amamos. Viniste de lejos, pero de donde vienes, creaste una gran familia. ¿A dónde queremos ir? Otávio, queremos que sepas que eres una persona especial para muchos ”, agregó, mientras el panadero se emocionaba ante las palabras.

Sin embargo, hasta ese momento Otávio no sabía que el teléfono era el motivo de tan sincero discurso: “Un hombre fuerte, trabajador y admirable. Tantos obstáculos que intentan derribarte, pero ninguno de ellos es suficiente contra tu fuerza. Gracias por ser parte de nuestro día a día, por ser una persona tan sensacional, por tu humildad. Quiero que te sientas abrazado por todos ahora mismo. Porque quien tiene un amigo nunca estará solo”.

Padaria Guinza

Finalmente, y lleno de lágrimas, sus compañeros procedieron a entregarle el regalo, no si antes abrazar a todos por el hermoso homenaje a su nombre. En ese momento, abrió el obsequió y con una enorme sonrisa de emoción vio el celular: “Chicos, gracias, me quedo sin palabras”. 

Revisa el momento a continuación: 

¡Un gesto digno de imitar!